A tu Salud
 
Contraseña olvidada
Salud Cuidado Personal En Forma Nutrición Sexualidad
 
Salud - Noticias
Avances médicos, investigaciones científicas y lo más novedoso en el mundo de la salud

Todo lo que necesita saber sobre AH1N1


Yakary Prado/Asesoría: Infectólogo-Pediatra María Graciela López, jefe de la Unidad de VIH del Hospital JM de los Ríos, Caracas Venezuela/Infectólogo Jaime Castro, jefe de la Cátedra de Medicina Tropical Escuela Luis Razetti, Universidad Central de Venezuela.  

En Venezuela, específicamente en el estado Mérida, el Ministerio del Poder Popular para la Salud confirmó el pasado 17 de marzo la existencia de nuevos casos positivos de la gripe AH1N1 en el país.   

Hasta el 13 de abril de 2011, el Ministerio del Poder Popular para la Salud, a través del Instituto Nacional de Higiene, ha confirmado más de 1.307 casos positivos de AH1N1 en toda Venezuela.  La ministra de salud, Eugenia Sader, recomendó a la población acudir al médico ante cualquier caso de síndrome gripal con fiebre  elevada y complicaciones respiratorias y mantenerse de reposo en sus casas, para evitar la diseminación del virus.  El principal organismo de salud activó el número 0800 VIGILAN, para que las personas puedan recibir información sobre la enfermedad las 24 horas del día.

¿Qué tan contagioso es el virus AH1N1?
Es un virus altamente contagioso. El virus sobrevive en superficies inanimadas (muebles, paredes, objetos) hasta 48 horas. El período de incubación es de 1 a 4 días, y las personas contagiadas pueden transmitirlo desde 4 días antes del inicio de los síntomas, hasta 7 días después de haber presentado las primeras manifestaciones de la enfermedad.

Los síntomas suelen durar de 5 a 7 días en adultos, mientras que en niños, pueden extenderse más de 10 días.


¿Cómo se transmite?


El virus se encuentra en las vías respiratorias altas y se transmite por gotas (al hablar, toser, estornudar) o por contacto (si la persona con el virus se toca la nariz y boca con la mano, y luego saluda de contacto o toca una superficie donde pueda sobrevivir el virus.

¿Cómo prevenir el contagio del virus AH1N1, gripes y otros tipos de influenza?

*Distancia social: 
Hay que mantener una distancia aproximada de dos metros con personas que tosan o estornuden. En tiempos de brote de influenza, es recomendable que las personas con infección respiratoria pasen sus cuadros en casa, para disminuir la propagación del contagio en oficinas o lugares de trabajo y estudio.  

Las personas deben evitar los saludos de contacto (besos o dándose las manos) principalmente si presentan síntomas gripales o su interlocutor los tiene.

*Lavado frecuente de manos: Medida de higiene fundamental para evitar diseminación de virus y bacterias.  El lavado de las manos debe realizarse, previo retiro de joyas, antes de preparar o manipular alimentos, antes de comer, cada vez que se sale del baño, al bajarse de un transporte público, tras asistir a sitios concurridos y después de jugar con mascotas y cambiar pañales a un bebé. También, debe hacerse al tocar un objeto que guarde relación con sangre, orina, saliva, heces fecales y secreciones nasales.  Es recomendable lavarse las manos, asimismo,  luego de tocar computadoras compartidas, usar billetes, hablar por teléfonos públicos y colocarlas sobre los pasamanos.

Las manos se lavan mojándolas, frotando con fuerza y con jabón antibacterial todas las caras, debajo de las uñas y los espacios entre los dedos. Luego; se enjuagan y se secan, preferiblemente con toallas desechables, según lo apunta en su página web el Instituto Nacional de Salud Pública de México. Recordemos que fue en este país donde en abril de 2009, surgió la pandemia de AH1N1.
 
Si no tiene la posibilidad de lavar frecuentemente sus manos, puede utilizar los geles antibacteriales comerciales, que son de fácil traslado en carteras o bolsos cotidianos, y proceder al limpiado adecuado de las manos según las circunstancias antes descritas.

*Cubrirse la nariz y boca al estornudar y toser: Las personas que tosen o estornuden deben hacerlo cubriéndose la boca o la nariz, preferiblemente con pañitos desechables, para evitar que queden partículas del virus circulante en pañuelos. Asimismo, deben evitar tocarse los ojos y nariz y manipular otros instrumentos luego de haber tosido o estornudado y sin lavarse las manos.

*Evite compartir objetos personales como vasos, tazas y cubiertos.

*Ventilar áreas cerradas. 


Síntomas de AH1N1

Es importante visitar al médico ante la presencia de síntomas súbitos (repentinos) como:

Fiebre elevada (mayor a 39 grados centígrados)
Tos no productiva (seca) y repentina y dificultad para respirar.
 La mayor parte de las personas con AH1N1 puede establecer casi exactamente el momento en que inició su tos. 

Estos son los dos síntomas cardinales de la gripe AH1N1, que también suele causar:

Malestar general, mialgias (dolor de cuerpo) manifestaciones gastrointestinales (dolor abdominal y diarrea sobre todo en niños) y convulsiones febriles. 

Complicaciones más frecuentes

*Neumonía viral primaria.
*El virus fertiliza el terreno para que lleguen bacterias, como el neumococo, a afectar los pulmones. 
*Otras: Inflamación del corazón (miocarditis, pericarditis)

La vacunación

Las personas, principalmente aquellas dentro de los grupos de riesgo, deben vacunarse anualmente contra la influenza. Los menores de 9 años deben recibir dos dosis de las vacunas, mientras que para las personas mayores de 9 años,  adolescentes y adultos, con una dosis es suficiente. En Venezuela, circulan virus de influenza durante todo el año. La vacuna que actualmente se coloca en sitios públicos y privados contra la influenza fue la aprobada por la Organización Mundial de la Salud, que contiene una cepa del virus AH1N1 (A/California/7/2009(AH1N1)

La recomendación es que tan pronto esté disponible la vacuna autorizada por la Organización Mundial de la Salud cada año, las personas puedan vacunarse. En Venezuela, lo ideal sería vacunarse entre los meses de septiembre y octubre, para recibir inmunidad por un año. 

Una vez colocada la vacuna, tarda entre 7 a 10 días para producir defensas. La protección disminuye entre los 9 y 12 meses posteriores a la vacunación, por lo que la recomendación para los grupos de riesgo es vacunarse anualmente contra la influenza.  


El Centro de Prevención y Control de Enfermedades en Estados Unidos (CDC) recomienda la vacunación universal contra la influenza. Aunque todo el mundo debe recibir una vacuna contra la gripe cada temporada, es especialmente importante que los siguientes grupos de personas se vacunen, aplicando esta consideración para este tiempo de brote de AH1N1:

-Niños de 6 meses  a 4 años (menores de 5 años)
-Personas de 50 años de edad y mayores.
-Personas con enfermedad cardíaca, enfermedad respiratoria crónica, renal, neurológica, metabólica o crónica (diabetes)
-Pacientes inmunosuprimidos: Con cáncer, VIH, u otros trastornos del sistema inmune (previa consulta con el especialista)
-Mujeres embarazadas (preferiblemente, después del primer trimestre del embarazo, que es el período de "embrogénesis" , que se inicia tras la fertilización de los gametos para dar lugar al embrión)
- Las personas que viven en hogares de ancianos y otras instalaciones de cuidado a largo plazo
-Personas con obesidad mórbida.
-Profesionales de la salud.
-Las personas que viven con o cuidan a personas en alto riesgo de complicaciones por la gripe.
-Personas con contactos intradomiciliarios con niños menores de 5 años o personas mayores de 50 años. 



Un poco de historia sobre AH1N1

La gripe H1N1 aparece en 1918, conocida como la "gripe española" y causó para esa oportunidad el deceso de, al menos,  50 millones de personas. En 1977, reaparece en Rusia y se esperaba una recirculación treinta años después, que fue lo que ocurrió en abril de 2009 cuando el mismo virus H1N1, com cambios genéticos menores, resurgió en México. 

El virus AH1N1, una variante del virus de influenza estacional A que realizó un “salto de especie” del cerdo al humano y que tenía componentes también del virus aviario, llevó a la Organización Mundial de la Salud a declarar una pandemia global, categoría que significaba que estaba presente en tres o más países de una región y que el contagio entre seres humanos era rápido y sostenido.

Este alerta fue levantado poco más de un año después, el 10 de agosto de 2010, cuando la máxima organización de salud apuntó que los casos de AH1N1 se habían reducido y que sus estadísticas eran iguales a las de una gripe común.

En Venezuela, según el Ministerio del Poder Popular para la Salud, hasta el mes de octubre de 2010, la situación se encontraba controlada y sólo tres estados del país (Distrito Capital, Miranda y Carabobo) aportaban acasos por la enfermedad, según informó en esa oportunidad la infectóloga Elia Sánchez. La especialista, que también es integrante del Plan Nacional de Atención Pandemia de Influenza AH1N1 del Ministerio de Salud, reveló que de mayo de 2009 a octubre de 2010, se documentaron 14.684 casos de AH1N1, con 65.000 tratamientos suministrados y 187 decesos .

En Venezuela, al igual que en muchos países del mundo, el virus de la AH1N1 es endémico (enfermedad que se desarrolla habitualmente en un área determinada) y, pese al brote actual, no es correcto hablar  de una epidemia. 





 
MLG MEDIA, C.A - RIF: J-31192775-1 / Todos los Derechos Reservados - Copyrigth © - 2011