Empezar a correr después de los 50: consejos para hacerlo con éxito

Empezar desde cero cualquier actividad física, después, de estar tanto tiempo inactivo, es complicado para nuestro cuerpo y más a los 50 años. Tienes que tener paciencia e ir con calma, empieza poco a poco, para que puedas escalar progresivamente.

De esta manera, evitarás que tus articulaciones sufran a causa de grandes impactos de exigencia. Te recomendamos, que comiences por caminar, para que después puedas trotar en intervalos cortos de tiempo.

No olvides que no hay edad para mantenerse saludable, si tienes 50 años o más y deseas comenzar a trotar, nada puede impedírtelo, siempre y cuando goces de una buena salud.

Recuerda que el sedentarismo, es una de las principales causas de enfermedad y muerte, en personas de más de 50 años. Así que, comienza a trotar, ¡Mantente activo y saludable!

Si quieres comenzar a realizar actividad física, hay mucho de donde escoger. Pero, te recomendamos a que empieces por trotar, ya que, esta es una actividad cardiovascular muy completa, la cual te traerá muchos beneficios.

Correr a los 50 puede parecer una fantasía inalcanzable, si toda tu vida (o gran parte de ella) ha sido sedentaria. ¡Pero es posible! ¡Ya lo verás! 

Según el tiempo va transcurriendo, nuestra salud se resiente y nuestro cuerpo sufre el envejecimiento. Muchas personas empiezan a notar este deterioro a los 50 años.

La noticia buena es que si bien nadie puede revertir el paso del tiempo, si que es posible mejorar nuestra forma física con ejercicio. Y correr (o trotar) es uno de los mejores para luchar contra los achaques que inevitablemente llegarán.

En este artículo te ofrecemos algunos tips si quieres correr, y ya tienes más de 50 años.

No olvides el entrenamiento de fuerza para prevenir lesiones

Foto Referencial

Además de seguir una progresión adecuada como te hemos explicado, te vamos a dar unos útiles consejos para correr con 50 años:

  • Esto no es una competición: corre a ritmos que no te agoten.
  • No corras en terrenos demasiado exigentes (muchas subidas o bajadas, trail running). Si no has corrido nunca todo ello te traería más problemas que beneficios. Primero consigue un buen estado físico y después ya veremos.
  • Descansa: Es importante que no te agotes. El tiempo de recuperación a los 50 años es mayor que cuando se tienen 20. Si las primeras veces que entrenes tienes dolores musculares, procura descansar varios días hasta que no te molesten.

Beneficios de correr a los 50

Foto Referencial

Son muchos los beneficios de correr con 50 años, pero te vamos a contar unos cuantos:

  • Tiene un efecto psicológico muy positivo: mejorarás tu autoestima y la percepción de como te ven los demás. Pero además te pondrá de mejor humor.
  • Puede ayudarte a socializar: verás que cada vez hay más personas de 50 que se inician en el running. Quizás llegue el momento de apuntarse a un club o llegar a correr populares.
  • Retrasa los efectos del envejecimiento: este es el principal efecto beneficioso de correr a los 50. Verás que tu forma física global mejora. Empezarán a dejar de dolerte las articulaciones, estarás más fuerte y rápido y te sentirás mucho más joven.
  • Nuestras defensas (el sistema inmunológico) mejora.
  • Se regula mejor la presión sanguínea
  • Los huesos se fortalecen y se frena la osteoporosis
  • Disminuiremos el porcentaje de grasa corporal
  • Mejorará nuestra musculatura y nuestro metabolismo.

Sigue un plan de entrenamiento

Foto Referencial

Sea cual sea la actividad que vayas a practicar debes ser cauteloso con la intensidad a la que la vas a practicar. “¿puedo correr una media maratón con 50 años?” o “¿se pueden correr 10 kilómetros a los 50?”. La respuesta es: depende. ¿Empiezas de cero? ¿Cuál es tu estado físico actual? ¿Tienes problemas de salud?

En función de ello hay que seguir una progresión. La gente que llega a este punto suele comenzar de cero en el running. Así que lo mejor es ser coherente y crear unos buenos cimientos. ¿No crees?.

Un plan de entrenamiento de cara a varios meses sería el siguiente:

  • Si no caminas diariamente, sufres obesidad u otros problemas, empieza por andar a paso rápido. Primero dos o tres veces por semana, 20 o 30 minutos. Y ve aumentando semanalmente (poco a poco) distancias hasta poder caminar 60 minutos. También puedes tratar de ir apretando un poco el paso o meter más entrenamientos semanales.
  • Una vez que camines puedes iniciarte en el trote. Combínalo inicialmente con caminar (unos días camina y otros mezclar trotar con correr a intervalos).
  • Cuando puedas trotar durante bastante tiempo seguido de manera cómoda empieza a seguir algún plan de entrenamiento para distancias cortas.
  • Y en el momento que puedas correr durante 5 kilómetros, podrás ir aumentando distancias progresivamente.

Lea También: Deporte para mayores, porque la edad no es un obstáculo

Con Información de: Vitonica

Comparte este artículo:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados