Cinco mitos en nutrición que fueron desmentidos

Desde algunos años, varios han sido los gurús en nutrición que se han encargado de mentirle a sus seguidores sobre el consumo de ciertos alimentos. De ahí a que existan dietas restrictivas que ven la comida como el peor de los enemigos y no como el aliado que debe ser.

Para que esto no siga sucediendo, es importante que te informes correctamente sobre estos mitos y así puedas dejar de lado algunas creencias en nutrición:

  • Comer la yema de huevo ¿sube el colesterol? No se debe limitar el consumo de huevos, sino de las grasas saturadas que se ingieren frecuentemente. Para tener una dieta sana, se debe incluir huevos, estos son un alimento natural muy nutritivo. Contiene proteínas de excelente calidad, vitaminas, minerales y antioxidantes. Su índice glucémico es bajo debido a su contenido proteico.
  • ¿Existen alimentos mágicos para perder grasa? La piña, el pepino, el cilantro, el agua de berenjena han sido utilizados en muchas dietas por sus efectos diuréticos, antiinflamatorios, entre otros, pero bajo ninguna circunstancia hacen perder grasa. Para poder hacerlo es necesario que llevar un tratamiento en el que se coma todo tipo de alimento para ayudar a perder peso saludablemente. Si se ingiere solo un tipo de alimento, la pérdida de kilos será por desnutrición y no por nutrición.
  • Eliminar las grasas del menú diario. Existen muchos tipos de grasas aunque a grandes rasgos, se suelen dividir en “buenas” y “malas”, según sea su impacto sobre el nivel de colesterol y triglicéridos. No se puede renunciar a ellas, porque el organismo las necesita para muchas de sus funciones como la formación de membranas celulares.
  • ¿Contar calorías o medir porciones puede ser contraproducente? Existe un metabolismo basal que quema calorías en estado de reposo: los hombres y las mujeres pueden quemar entre 3000 y 1500. Si a esta cifra se le suma lo que se gasta durante el día en movimiento, se puede llegar a un gasto calórico de 3.000 en hombres y de 2.000 en mujeres. Una dieta hipocalórica se basa normalmente en unas 1.500 calorías. Por ello, si se sigue este tipo de plan alimenticio se va a originar un consumo de la reserva de glucógeno en el músculo y no de la grasa. De esta forma, la pérdida de peso lo que sacrificará será masa muscular. A su vez, cuando se vuelva a consumir las calorías que de verdad se necesitan, se puede aumentar el doble de lo que se rebajó.
  • El aguacate te hará engordar. No es así, en realidad ayuda a adelgazar, ya que favorece al metabolismo, haciendo que se quemen mejor las grasas nocivas y logrando una sensación de llenura. A su vez, es un excelente sustituto de la mayonesa. Contiene ácidos grasos saludables y ácido fólico. Además, tiene tan pocos hidratos de carbono que no tiene un valor oficial de índice glucémico.

“A diferencia de lo que suele decir la mayoría de los especialistas, en muchos casos, bajar de peso no depende 100% de la alimentación. Por ello, en el proceso para controlar el porcentaje de grasa corporal de una persona, resulta imprescindible investigar la causa real del descontrol de peso y de esta forma, poder ofrecer las herramientas adecuadas para tratarla y, así, evitar el efecto rebote”, afirma Teddy Sawaya, nutricionista y creador del Método Sawaya.

¿En qué consiste el Método Sawaya?
Es un tratamiento de nutrición que busca través de la creación de planes nutricionales personalizados, acelerar el metabolismo de las personas y convertirlas en máquinas para quemar calorías.
Los regímenes alimenticios del Método Sawaya son diseñados con la menor cantidad posible de restricciones y sin prohibir ningún alimento. Son entregados a los pacientes luego de haberle realizado un estudio multidisciplinario.
Más que una dieta, el Método Sawaya es una forma de vida que enseña a las personas a comer sus alimentos favoritos de acuerdo a sus propias características metabólicas.

Fuente: NP Blue Marketing Solutions

Comparte este artículo:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados