Deporte por la noche: ¿facilita o dificulta el sueño?

Existen distintos factores que influyen a la hora de conciliar el sueño como el control de la ansiedad, el estrés o los niveles hormonales; tal y como recuerda Gonzalo Pin, miembro de la Sociedad Española del Sueño (SES).

Durante el sueño confluyen tres partes: la biológica, la psicológica y la social. Por tanto, el objetivo es buscar el equilibrio entre esos tres componentes”, detalla este experto. En este contexto, ¿Qué papel tiene el deporte? ¿nos ayuda a dormir mejor o por el contrario nos impide conciliar el sueño?Existen cada vez más pruebas que sugieren que la actividad física interviene de manera efectiva en las personas que no duermen lo suficiente, ya sea en cantidad o calidad”, responde Nohemi Rodríguez, responsable de Neurofisiología de los hospitales de Torrevieja y Vinalopó en Valencia, España.

No obstante, existe la creencia popular de que el ejercicio por la noche tiende a mantenernos más activos dificultando conciliar el sueño. Al respeto, los especialistas aseguran que la actividad física sí ayuda a dormir mejor, aunque conviene que ésta no se realice inmediatamente antes de ir a la cama.  Además, la fatiga post-ejercicio conlleva un estado de relajación muscular y corporal natural, que invita al descanso.

Sobre el papel de la regulación hormonal en la calidad del sueño Rodríguez destaca que “durante el ejercicio se segregan hormonas que aumentan la relajación corporal y mental, se favorece el detener las preocupaciones que tenemos a lo largo del día, lo que nos ayuda a reducir la carga mental que el estrés diario supone”.  Igualmente, el deporte ayuda a reducir el estrés gracias a la producción de endorfinas, pero también puede tiene un efecto contrario, si practicamos ejercicio en las últimas horas del día, elevamos los niveles de cortisonas y adrenalina, que son sustancias antagonistas de la hormona del sueño, la melatonina, de manera que la actividad intensa puede dificultad la conciliación del sueño.

Cuándo hacer deporte para dormir mejor

Foto Referencial

El estilo de vida de cada persona marca su disponibilidad para hacer ejercicio, un hábito saludable que estos expertos insisten que se debe incorporar a la rutina diaria. Pero, se debe evitar realizar un entrenamiento intenso a última hora del día, es decir, al menos en las tres horas previas al irse a la cama. Los especialistas sugieren no practicar deporte después de las 19:00 y 20:00 horas en un horario de sueño habitual para un adulto, que suele acostarse entre las 22:00 y 23:00 horas.

Qué deporte es más adecuado antes de dormir

En términos generales, Rodríguez recomienda realizar un ejercicio aeróbico moderado o de resistencia porque puede funcionar para gastar energías y descansar bien por la noche. De forma más específica y en línea con las recomendaciones aconseja antes de irse a la cama  hacer pilatesyoga o ejercicios de poca intensidad para conseguir un sueño más reparador.

Más allá del tipo de deporte que, debe estar adaptado a la edad y condición física de cada individuo, tanto el ejercicio como el sueño aportan beneficios para la salud, el bienestar mental y físico.

Lea También: Dormir sin ropa interior: ¿una idea saludable… o no?

Con Información de: Cuidateplus.marca.com

Comparte este artículo:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados