Natación: Un deporte completo

Jennifer Acevedo. Fuentes consultadas: Jesús López (entrenador de natación) www.i-natacion.com www.todonatacion.com

El ser humano crea todo tipo de mecanismos para adaptarse al medio donde se desenvuelve y la natación no es la excepción, debido a que tres cuartas partes de la superficie del planeta Tierra son agua.

Con el tiempo, se reconocieron los beneficios que aporta al cuerpo la práctica de esta disciplina, pues es un deporte completo que trabaja los músculos corporales y desarrolla la resistencia.

Nadar es el arte de sostenerse y avanzar, usando los brazos y las piernas sobre o bajo el agua. Se puede realizar como hobbie o como deporte de competición.

Los seres humanos no nadan instintivamente, por lo que éste tuvo que desarrollar una serie de brazadas y movimientos corporales que le impulsan en el agua con potencia y velocidad. Es en esos movimientos en los que se basa la evolución de la natación competitiva como deporte.

La natación es un deporte que pueden practicar todos, sin importar la edad, peso o sexo de la persona. Se aconseja su práctica de 1 o 2 veces por semana, entre 30 y 45 minutos, según fuere el caso. Entre los beneficios de practicarla se encuentran:

– Es uno de los deportes que tiene un bajo impacto sobre las distintas partes de nuestro cuerpo, reduciendo al máximo la tensión de los huesos y las articulaciones.

– Resistencia cardiopulmonar: Se fortalecen de igual forma todos los músculos, también los que se encargan de llenar y vaciar el aire de los pulmones, haciendo que la respiración sea más eficiente, aumentando la oxigenación y reduciendo el estrés de estos músculos respiratorios.

– Estimula la circulación sanguínea: Fortalece al corazón y reduce la grasa que lo rodea, logrando que cada latido sea más potente y pueda trasladar más sangre al resto del organismo.

– Ayuda a mantener una presión arterial estable y reduce las enfermedades cardiovasculares.
– Facilita la eliminación de secreciones bronquiales.

– Mejora la postura corporal, desarrolla la flexibilidad, alivia las tensiones y genera estados de ánimos positivos.

– Estimula el crecimiento y desarrollo físico-psíquico, el desarrollo psicomotor y favorece el autoestima.

– Su práctica es recomendada para enfermedades como: asma, molestias musculares y articulares, hernias discales, lumbalgias, pinzamientos, estrés, estimulación precoz, adelgazar, discapacidades físicas y motoras, autismo, disfunción eréctil, engrosamiento de músculos y huesos (haciéndose más resistentes a lesiones y golpes).

Para la natación existen pocas contraindicaciones, pero entre las que se encuentran tenemos:

– En ciertas patologías que necesitan un tiempo de curación, como una infección pulmonar (bronquitis, crisis asmática) u ORL (anginas, faringitis, sinusitis, otitis) tienen contraindicada momentáneamente la natación.

– Los brotes de eczema, ciertas patologías cutáneas pueden igualmente representar una contraindicación relativa.

– Las pérdidas de consciencia (epilepsia, diabetes, etc.) necesitan una supervisión médica.

– Lumbalgias: el estilo crol está proscrito para los dolores lumbares. Elija mejor el estilo de espalda.

– Alta frecuencia puede afectar negativamente al cuerpo teniendo como consecuencia: provocar daños a las articulaciones (hombros), puede producir tendinitis (rodillas), afecciones de oído (otitis).

Entre las recomendaciones para evitar algunas de las contraindicaciones están:

– Es importante ducharse y secarse bien después de salir de la piscina, si no corre el riesgo de micosis.

– Utilice zapatos especiales para las duchas de los vestuarios, evitando así verrugas plantares.

– El gorro de baño es indispensable para proteger su cabello durante la práctica.

Comparte este artículo:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados