3 usos que le puedes dar a tu brillo labial en tu rutina de maquillaje

El brillo labial o lip gloss es uno de los productos de belleza que más ha evolucionado desde su invención en 1930. Las texturas extremadamente pegajosas y los olores poco conseguidos ya son cosa del pasado.

Desde la década de los 90, el lip gloss  paso a ser un producto para labios imprescindible en la colección de maquillaje de toda mujer y lo mejor es que le da un toque brillante, femenino y fresco al clásico labial. Por esta razón te contamos algunas razones por las que decidirás usar lip ‘gloss’:

1. Aporta Volumen: se considera un gran aliado para maquillar los labios finos consiguiendo un efecto óptico de labios gruesos. En este caso tienes que extender el producto por toda su superficie (prueba los de efecto ‘plump’, voluminizan en segundos). Si, por lo contrario, los tuyos tienen el volumen adecuado o incluso son más anchos de lo normal, aplica un toque de brillo en el centro del labio inferior después de haber aplicado la barra. Aportará un efecto de jugosidad pero no demasiado volumen. 

2. Juventud: uno de los maquillajes más juveniles y naturales incluyen un toque de ‘gloss’ de color rosado o nude que complementa una base o crema con color y máscara de pestañas negra. Si quieres restar años y sumar frescura, usa este ‘look’ como maquillaje de día. 

3. Hidratan tus labios: las fórmulas han avanzado hasta tal punto que un ‘gloss’ puede ser a la vez un tratamiento. Además de hidratar o reparar el labio, puede ser antiedad conteniendo componentes como el ácido hialurónico o retinol, proteger de los filtros UVB y UVA, etc. 

3 usos diferentes de tu brillo labial

Foto Referencial

Aplicar gloss de labios sobre tu labial habitual aporta una luminosidad sin igual, pero ¡ese no es el único uso que se le puede dar! En los momentos más inesperados, y cuando necesitas recurrir a una solución de emergencia, funciona a la perfección como producto multiusos. ¿Cómo? te lo explicamos aquí.

1. Iluminador
Aplica una pizca de gloss con la yema del dedo bajo el arco de la ceja y en las mejillas para aportar luminosidad al instante. ¡Tenlo siempre en cuenta cuando no tengas tu iluminador a manos.

2. Colorete
Convertir tu gloss de labios en un rubor en crema es muy sencillo. Simplemente aplica el gloss en la parte superior de las mejillas y extiéndelo con la yema de los dedos para conseguir un aspecto radiante y revitalizado. Pero recuerda: ¡menos es más! Es fácil excederse en la cantidad de producto así que, ten cuidado. Elige un tono rosado o ligeramente melocotón para conseguir un efecto perfecto.

3. Sombra de ojos
Usar un gloss de labios como sombra de ojos brillante es la mejor forma de conseguir un efecto humedecido que marca tendencia. Aplícalo con la yema de los dedos y procura no salirte del párpado, ya que la piel alrededor de los ojos es súper sensible.

Lea También: ¿Cabello dañado? Tips para mantenerlo saludable

Con Información de: Glamour.mx

Comparte este artículo:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados