Así actúa el sistema simpático cuando estamos estresados

El estrés es una emoción fundamental para nuestra supervivencia; aparece en situaciones dañinas para nuestra integridad, sean potencialmente peligrosas o simplemente alguna molestia.

Lea También: Cardio exprés: una rutina HIIT que puedes hacer en 15 minutos

Una parte de nuestro sistema nervioso es la responsable del estrés: el sistema simpático; gracias a esta subdivisión el sistema nervioso autónomo se prepara para quellas situaciones en la que necesitamos emitir una respuesta rápida y efectiva para poder sobrevivir.

El sistema simpático es una parte del sistema nervioso autónomo que regula als funciones involuntarias; se encarga de controlar nuestros reflejos y reacciones inconscientes ante estímulos peligrosos. Este sistema está detrás de nuestras reacciones al estrés.

El estrés es una reacción fundamental para nuestra supervivencia, y también para la de los animales con un sistema nervioso central desarrollado. Este fenómeno aparece como respuesta ante una situación que percibimos como peligrosa para nuestra integridad física, mental y/o emocional y ante la cual, para poder salir de ella exitosamente, debemos responder sin demora, ya sea luchando o huyendo de ella. En apenas milésimas de segundo se activan varias partes de nuestro cuerpo y se convierten en las receptoras de toda la energía y atención, paralizando otros procesos que no son necesarios en ese momento, refiere Az Salud.

Es gracias al sistema simpático y su respuesta al estrés fisiológico que cuando vemos a alguien que nos persigue con un arma en la calle, nos ponemos a correr sin darnos cuenta de lo que estamos haciendo.

A grandes rasgos el sistema nervioso es la extensa red de telecomunicaciones del organismo, compuesta por una autopista de miles de millones de neuronas que se comunican por medio de impulsos eléctricos y neurotransmisores.

Sistema simpático estrés

1. Producción de las hormonas del estrés

El sistema simpático incrementa la producción de las hormonas del estrés, en especial la adrenalina y la noradrenalina. Estas hormonas son las que nos llevan a experimentar tanto el estrés físico como el emocional, y son muy importantes para propiciar todas las funciones que lleva a cabo esta parte del sistema nervioso autónomo.

2. Aumento de la frecuencia cardíaca

Cuando se tiene que actuar rápido ante un peligro se necesita que los músculos estén listos para trabajar de la forma más eficiente posible. Para ello es necesario que reciban todo el oxígeno y nutrientes de los que se disponga, algo que se consigue más rápido cuando el corazón bombea la sangre con mucha fuerza y rapidez.

3. Dilatación las pupilas

En situación de peligro, nuestros sentidos deben agudizarse, en especial el de la vista, que es el que los humanos usamos más.

4. Inhibición de funciones no necesarias

Como hemos comentado, cuando se está en una situación de peligro es necesario destinar todas las energías a mecanismos que ayuden a la supervivencia, sea la lucha o la huida. Básicamente nuestras energías deben invertirse en los músculos, el cerebro, los sentidos, el corazón y los pulmones, siendo el resto de órganos y sus funciones no necesarios en esta situación.

Comparte este artículo:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados