¿Cómo afecta el hipotiroidismo a los gatos?

El hipotiroidismo también puede afectar a los gatos, de hecho, más de lo que pensamos. Un reciente estudio indicó que un 10% de los gatos españoles sufre de este problema, que afecta su metabolismo.

Lea también:La ciencia sobre la eficacia de la homeopatía

Los gatos con hipotiroidismo sufren una disfunción de la tiroides, glándula endocrina situada en el cuello, adyacente a la laringe que consta de dos partes, la tiroxina y la triyodotironina.

Estas sustancias controlan el metabolismo corporal, fundamental para regular el crecimiento, temperatura, frecuencia cardíaca y nivel de energía.

La glándula tiroides de los felinos con esta alteración secreta de manera autónoma y descontrolada grandes cantidades de T4 y T3. En el 99% de los casos, esto se debe a una hiperplasia o a un adenoma tiroideo, que son crecimientos benignos de la tiroides. Solo el 1% tiene su origen en un tumor maligno: el carcinoma tiroideo.

Síntomas del hipotiroidismo felino

Los síntomas del hipertiroidismo felino son suaves al principio, y se vuelven más severos a medida que progresa la enfermedad. Los principales signos que pueden indicar que tu gato sufre este problema endocrino son:

  • Pérdida de peso.
  • Aumento del apetito (polifagia).
  • Síndrome de polidipsia-poliuria (aumento de la sed y de la producción de orina).
  • Cambios de comportamiento: hiperactividad, irritabilidad y ansiedad o estrés.
  • Pelo descuidado.
  • Intolerancia al calor; el animal busca sitios más frescos y a veces jadea.
  • Taquicardia: aumento de la frecuencia de los latidos cardiacos.
  • Diarrea o vómitos, debidos al aumento de la motilidad intestinal.
  • Debilidad muscular, cuello agachado y signos neurológicos por falta de potasio.

En casos muy avanzados, especialmente si concurren otras enfermedades, los síntomas son los contrarios: inapetencia, letargia y anorexia.

Cómo afecta el hipotiroidismo

Las hormonas tiroideas son fundamentales para el buen funcionamiento de muchos órganos, de forma que el exceso de T4 y T3 puede afectar al animal negativamente y causarle:

  • Problemas cardiacos: el incremento de la frecuencia y la fuerza de los latidos conduce a la hipertrofia del músculo cardiaco, que a la larga desencadena fallo cardiaco.
  • Hipertensión arterial: el aumento de la presión arterial puede dañar órganos vitales como el cerebro, los ojos, los riñones o el corazón.
  • Enfermedad renal crónica (ERC): se debe al aumento del catabolismo de proteínas, a hipertensión, a fallo cardiaco, o a ERC preexistente, algo frecuente en gatos mayores. Inicialmente, el hipertiroidismo aumenta el flujo sanguíneo renal, mejorando su función, por lo que podría enmascarar los síntomas de ERC.

Con información de: Webconsultas

Comparte este artículo:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados