Descubre las nuevas tendencias en el cuidado de la piel

 

Cada vez que la ciencia nos concede un nuevo adelanto que nos ayudará a cuidar nuestra piel y vernos siempre jóvenes.

En este caso, voy a contarte sobre tres nuevos tratamientos que puedes usaren tú rituales de belleza que según los estudios dan resultados excelentes.

1.- Productos con col rizada

La col rizada o crespa es una especie vegetal que ya es conocida por su gran cantidad de antioxidantes, por lo que alimentarte con ella es perfecto si necesitas cuidar la salud del corazón.

La novedad es que actualmente hay a la venta ciertos productos para el cuidado de la piel compuestos a base de col rizada que se valen de esos antioxidantes para ayudar a tu piel de manera tópica.

Estos productos, ricos en vitaminas A, E y K, promueven la producción de colágeno, disminuyen  la inflamación y fortalecen la piel. Tienen poder anti-age y hasta se pueden usar en el cuidado de las uñas, para promover el crecimiento y el fortalecimiento gracias a los antioxidantes que estimulan la producción de queratina.

2.- Sueros y parches que imitan los efectos del bótox

Estos nuevos productos son lo que las mujeres que acostumbran a hacerse tratamientos de inyecciones de toxina botulínica estaban esperando. Inclusive si siempre quisiste usar bótox y nunca te animaste, ésta es tu oportunidad.

Lo más nuevo en el cuidado de la piel es este suero que mezclado con parches que contienen péptidos y ácido hialurónico, promueven la producción de colágeno, disminuyen  las arrugas y una vez absorbidos le ordenan a la piel prevenir las líneas de expresión. Así que no más inyecciones.

3.- Lavar el rostro primero con limpiador a base de aceite

Aunque parezca una locura, muchos dermatólogos exhortan a  lavar la cara dos veces; una con un limpiador a base de aceite y la otra con tu producto de limpieza regular. El secreto está en que los agentes contaminantes del aire y el maquillaje que el rostro obtiene durante el día, son solubles en aceite, lo cual simboliza que no desaparecen totalmente utilizando en el lavado un producto regular.

El procedimiento es de lo más sencillo: emplea el limpiador a base de aceite en el rostro seco, masajea y añade unas gotas de agua para que se haga espuma. Luego enjuaga y termina lavando con tu jabón o producto de limpieza adecuado a tu tipo de piel habitual.

Fuente: batelo.net

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados