Gaslighting: los perfiles de los manipuladores y las víctimas

El gaslighting no es un concepto nuevo, este mecanismo de manipulación emocional que consiste en hacer pensar a la otra persona que su realidad está alterada y que llegue a dudar de su propia percepción.

Lea también:La ciencia sobre la eficacia de la homeopatía

Esta técnica se caracteriza por ser lo suficientemente sutil para generar dicha confusión, suele ser llevada a cabo por personas muy cercanas como un familiar o la propia pareja, y suele prolongarse por bastante tiempo.

Concepto de manipulación o gaslighting

Para entender mejor este término se hace referencia a la película norteamericana Gaslight, de 1944. En ella, el marido de la protagonista manipula su realidad, cambiando cosas de lugar y atribuyéndole dichos actos a la mujer, con el fin de que crea que tiene un problema mental y así quedarse con su fortuna.

Este tipo de técnica de manipulación emocional consiste en persuadir a la otra persona para que dude de lo que ve, dice o hace. De esta manera se puede tener un mayor control sobre ella, ya que la víctima tiende a encontrarse confundida, lo que deriva en una dependencia todavía más notable a su verdugo.

Según el Dr. José Félix Rodríguez, presidente de la Asociación Española para el Fomento y Desarrollo de la Psicoterapia, esta manipulación está relacionada con la identificación proyectiva, técnica en la que una persona atribuye varias o una de sus características que no le gustan a otra persona.

persona con ira, concepto
Las personas que realizan el gaslighting suelen descargar su ira sobre las víctimas.

Casi todos hemos hecho esto alguna vez, pagar los platos rotos con alguien cercano, por lo general identificada como más débil, sin embargo, esta situación se convierte en propia de un gaslighting cuando se alarga en el tiempo y el nivel de manipulación es elevado, explica el experto en psicoterapia.

Con información de: WebConsultas

Comparte este artículo:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados