¿Visión borrosa? Estos ejercicios pueden ayudarte a reducir los problemas

Con los años las personas pierden agudeza visual; gafas, lentillas o la cirugía son losm únicos remedios para problemas como la miopía, hipermetropía, astigmatismo o presbicia.

Lea también:La ciencia sobre la eficacia de la homeopatía

Podemos cuidar la agudeza visual mediante ejercicios que estimulan el cerebro y eliminan la tensión de los músculos que controlan el enfoque.

Factores como el cansancio, los malos hábitos, las deficiencias nutricionales e incluso el estado de ánimo pueden influir sobre la calidad de la visión.

Un estudio reciente realizado por investigadores psiquiatras y piscólogos de la Universidad de Helsinki han podido demostrar en un estudio publicado en el Journal of Psychiatry and Neuroscience que las personas con depresión pueden ver peor.

La explicación está en que no solo importan los ojos, pues el cerebro tiene que procesar la información. Según el estudio finlandés, los pacientes deprimidos aprecian un detalle menor en lo que ven.

Los ejercicios consisten en encontrar parejas de patrones, iguales durante 3-10 minutos al día. Estos parches tienen líneas borrosas que fuerzan al cerebro a aclararlas. Una especie de «reinicio» en el cerebro.

Hiramatsu explica que la visión humana funciona como una cámara fotográfica digital: por un lado está la lente (los ojos) y por otro el software (el cerebro) encargado de procesar la luz que llega al sensor. El resultado es la imagen tal y como la vemos.

Los ejercicios de agudeza visual tienen además efectos secundarios positivos, pues sirven como una gimnasia mental que previene la aparición de la demencia, fortalecen la memoria y la capacidad de concentración.

Cambio de persepctiva

Este ejercicio es especialmente efectivo para las personas que padecen de presbicia o que pasan mucho tiempo delante de la pantalla del ordenador. Se trata de un ejercicio muy sencillo, ya que solo consiste en mirar repetidas veces a lo lejos (a más de dos metros de distancia) y cerca alternativamente.

Si dispones de una ventana, solo tienes que mirar al exterior y luego a un objeto que esté a unos treinta o cuarenta centímetros de ti.

Calor

El calor en los ojos incrementa el flujo sanguíneo, mejorando la vista y aliviando el estrés. Si puedes aplicarte calor dos veces al día, puede ser beneficioso para tus ojos yn su funcionamiento.

  • Humedece una toalla ligeramente con agua caliente y colócala sobre los párpados. Retírala cuando se haya enfriado. Por supuesto, no tiene que estar tan caliente como para que te resulte molesto. Tienes que experimentar una sensación agradable.
  • Frota las manos la una contra la otra unas diez veces. Al hacerlo, te calentarás las palmas. Cuando notes las manos calientes, ahuécalas y ponlas sobre los ojos cerrados, ejerciendo una leve presión. Mantenlas en esa posición entre treinta y sesenta segundos.
  • Puedes adquirir un antifaz diseñado para aplicar calor en los ojos. Los hay desechables, que se calientan instantáneamente al retirar la banda protectora, y también reutilizables, que se calientan en el microondas y se pueden usar más de una vez.

Con información de: Cuerpo y Mente

Comparte este artículo:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados