Mutación genética aumenta riesgo de Parkinson temprano

Una colaboración de 32 investigadores provenientes de 7 países y dirigidos por los científicos de la sede de Mayo Clinic en Florida descubrió una mutación genética que, según ellos, conlleva el riesgo de desarrollar la enfermedad de Parkinson antes de lo normal.

El estudio, publicado en Brain, es importante porque el riesgo proviene de una sola mutación en el gen de la quinasa putativa 1 inducida por PTEN (PINK1). Los investigadores creían que este raro tipo de Parkinson se desarrollaba solamente cuanto una persona heredaba mutaciones en ambos alelos de PINK1 (uno del padre y otro de la madre).

Se sabe que cuando hay mutaciones en ambas copias de PINK1, el Parkinson normalmente aparece antes de los 45 años de edad. Este estudio reveló que cuando alguien hereda una mutación específica en solamente uno de los genes PINK1, la enfermedad puede desarrollarse hacia los 55 años de edad. En cambio, los tipos no familiares y más comunes de la enfermedad de Parkinson se desarrollan alrededor de los 65 años”, comenta el investigador principal del estudio, Dr. Wolfdieter Springer, doctor en investigación y neurocientífico de la sede de Mayo Clinic en Florida.

Lea además: Aceleran acceso a terapias celulares y genéticas

Más datos sobre el estudio

Los estudios genéticos plantearon que una sola mutación en el alelo PINK1 podría conllevar un riesgo enorme de desarrollar la enfermedad. Fue preciso un trabajo “de sinergia muy eficaz” de biólogos clínicos, estructurales y celulares, junto con genetistas y datos de miles de pacientes afectados, para demostrar cómo esto condujo al desarrollo precoz de la enfermedad, dice el Dr. Springer.

En concreto, este estudio reveló que una mutación específica (p.G411S) en una copia de PINK1 perjudica considerablemente a la misma vía al inhibir la proteína producida por otros alelos PINK1 sanos. “El efecto que esta rara mutación conlleva es enorme y los niveles restantes de la proteína PINK1 funcional no bastan para hacer frente a las mitocondrias dañadas”, señala el Dr. Springer.

Los resultados pueden tener implicaciones para otros trastornos degenerativos, muchos de los cuales se caracterizan por el daño de las mitocondrias, añade el doctor.

El estudio empezó con unos resultados genéticos, cuando uno de los principales autores, el Dr. Andreas Puschmann, doctor en medicina e investigación del Departamento de Neurología del Hospital Universitario Skåne en Suecia, era científico invitado en Mayo Clinic. Otros datos sobre la estructura y la biología celular aportaron el buscado mecanismo para explicar el fenómeno observado.

Además de los científicos en Estados Unidos y Suecia, en el estudio también participaron investigadores de Polonia, Noruega, Irlanda, Ucrania y Australia.

Si desea más información, visite http://www.mayoclinic.org/espanol/

Comparte este artículo:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados