Ácido hialurónico: producto más usado por encima del bótox

«El ácido hialurónico es el producto cosmético más usado en todo el mundo».

Así lo asegura la Dra. María Rosario Fermín, cirujano plástico, al destacar la versatilidad en tratamientos faciales.

Precisa que cada 15 segundos se coloca una ampolla de ácido hialurónico, «es más buscado en Google, que la toxina botulínica«.

Explica la Dra. Fermín, que el ácido hialurónico es una sustancia que «todos tenemos en la piel y que forma parte de la matriz celular de nuestra piel».

Destaca que este tratamiento es reconocido por eso su acción favorecedora para hidratar la piel en todo momento.

«Su efecto es atraer agua, brindar hidratación y dar volumen, porque tiene dos efectos sinérgicos».

Ácido hialurónico no reticulado da volumen

Dice que se puede restructurar el volumen que ha perdido la piel  como la del rostro, por el paso de los años.

Así como brindar hidratación, que hace ver la piel brillante, luminosa y jugosa, para mantener un efecto de juventud.

¿Cómo se usa el ácido hialurónico en los tratamientos médicos de belleza y la estética?, dice la Dra. Fermín, que viene en dos presentaciones: reticulado y no reticulado.

Detalla que el reticulado es más fluido a modo de mesoterapia, para brindar hidratación, pero no dará volumen, por ser de un efecto tópico.

Mientras el no reticulado, se usa para devolver el volumen, el cual se coloca profundamente, como en los pómulos, surcos nasogenianos, surco de las ojeras y para rellenar labios.

«Todo tiene que estar en manos de expertos para evitar las complicaciones. Se usan agujas y hay que evitar lesionar vasos sanguíneos durante la colocación del ácido hialurónico«.

Aclara que la única contraindicación del tratamiento, «es que el paciente no esté sano», porque prácticamente cualquier persona es candidata.

Ácido hialurónico es reabsorbible

Destaca que la ventaja del ácido hialurónico es que es reabsorbible y actúa como el metabolismo normal de la piel.

«No es cancerígeno, ni tóxico, tampoco es migratorio», asegura la Dra. Fermín.

Al señalar que la intención de aplicación del tratamiento es dar a la piel una consistencia similar al tejido, como una textura normal de la piel.

«Las personas tienen miedo del ácido hialurónico, porque se confunde con otras sustancias de relleno que no están permitidas y que no se reabsorben».

Además que no son biocompatibles y que con el tiempo van migrando por la gravedad, mientras que el ácido hialurónico, «donde se coloca ahí se queda».

Resalta que haciendo la función que se quiere que haga, como un efecto de hidratación, muy utilizado en la mesoterapia.

Señalar que dependiendo la profundidad en la que se vaya a colocar la sustancia, se utilizar diferentes marcas.

«Tienen diferente tiempo duración en el paciente, los que están hechos para colocar más profundo pueden tener una duración aproximada de entre 6 meses a 1 año».

Sostiene que el paciente es el que va a requerir de ácido hialurónico, según disminuya el tratamiento, que por lo general acuden cada 6-8 meses después.

Mientras que hay otras personas que esperan un año completo para hacer el retoque, «lo bueno es que dejará como una matriz, que es como un beneficio la piel«.

Agrega que esto suma con el tiempo y hace que a veces perduren más los tratamientos.

La Dra. María Rosario Fermín, cirujano plástico, coloca a disposición su [email protected] en Instagram para ampliar detalles de este y otros temas de interés.

Comparte este artículo:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados