Salud emocional: literalmente pueden rompernos el corazón

Cuidar la salud emocional para mejorar el corazón, tiene repercusiones también en el aspecto físico. 

Así lo asegura, el Dr. José Miguel Torres Viera, Cardiólogo e Intensivista y presidente de la Sociedad venezolana de Cardiología.

Refiere que las emociones tienen traducciones físicas, por ejemplo cuando se está ansioso, feliz o molestos.

«Se piensa que no tiene repercusión en el aspecto físico, pero la respuesta será a nivel del organismo, en la frecuencia cardíaca con la presión arterial», sostiene el Dr. Torres Viera.

Explica que la salud emocional pasa por la liberación de sustancias muy particulares que acompañan al estrés de manera aguda y crónica.

En el caso de la manera aguda las hormonas sobre las defensas y las crónicas, sobre las estimulantes, por estrés crónico con inflamación.

«Un paciente inflamado será propenso a sufrir eventos cardiovasculares recurrentes», dice el Intensivista.

Salud emocional produce noradrenalina

Señala el Dr. Torres Viera, que una situación emocional intensa puede producir noradrenalina, generando un evento cardiovascular agudo, por la afectación de la salud emocional.

«Desde una angina de pecho, inducida por vaso espasmos coronarios, hasta una ruptura de la arteria coronaria o también cardiomiopatias». 

También puede presentarse el síndrome del corazón roto, en el ventrículo izquierdo.

«Deja de funcionar y se abomba, hace insuficiencia cardíaca aguda sin ninguna lesión muscular persistente».

Que estará relacionado con la descarga de emociones, sobre todo  en esta situación de pandemia, «todos estamos sometidos a estrés crónico a la incertidumbre», dice el Intensivista.

Al señalar que los malos hábitos alimenticios por ansiedad, «es una bomba de tiempo y hay que atenderla para que no se detone».

«Literalmente el corazón se puede romper por una emoción»

Afirma que por la salud emocional «literalmente el corazón se puede romper por una emoción». 

Detalla el Dr. Torres Viera, que hay picos de eventos cardiovasculares en fechas donde las emociones son muy intensas.

Como Navidad, Año Nuevo, los cumpleaños o la pérdida de un familiar.

Así como también las conmemoraciones más recurrentes de estos eventos.

Que generan emociones que mal manejadas, pueden conducir a una inflamación crónica o eventos cardiovasculares desestabilizantes agudos.

«La mayoría de nuestra salud está en nuestras manos, porque la mayoría de las medidas preventivas están en nuestras manos y no en las de los médicos», asegura el Intensivista.

Explica que hay aplicaciones para saber cuál es la frecuencia cardiaca e incluso miden hasta la saturación de oxígeno.

Mantener comunicación con el cardiólogo

«Esta información se puede enviar al cardiólogo, que sugerirá medidas de mejoría, control o estabilización», indica el Dr. Torres Viera.

Hace énfasis en que la ingesta de lo que consumimos es tan importante, «como lo que llevamos a nuestra mente».

«También deberíamos ser estrictos con la salud mental, así como las dietas alimenticias, a las que nos hacemos adictos».

Agrega que la salud emocional se ha visto afectada porque las personas incluso reenvían mensajes sin verificar la información.

Por lo que pide filtrar la información para el descanso mental.

El Dr. José Miguel Torres Viera, Cardiólogo e Intensivista, coloca a disposición su cuenta @torresviera en Twitter, para ampliar detalles de este y otros temas de interés.

Comparte este artículo:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados