Test rápidos ¿frenan el covid-19?

Al inicio de la pandemia la radiografía de pulmones era la prueba de despistaje, ahora los test rápidos son lo más utilizados.

Como es el caso de Alemania, donde aplican test de antígenos para detectar el covid-19.

Los cuales se pueden comprar en la farmacia y hacerse la prueba allí en la casa o en la oficina, en caso que trabajar desde la casa no sea posible.

Estos test rápidos vienen con un certificado que el resultado da negativo, con el cual se puede ir de compras durante 24 horas.

¿Pero es una posible volver a la normalidad?

Hay dos tipos de pruebas rápidas: el test de antígenos que sirve para detectar la presencia del virus en el cuerpo y el test que detecta los anticuerpos contra el virus.

Pero para que sean efectivos se tienen que hacer en el momento adecuado, porque los test rápidos no funcionan en todas las fases de la enfermedad.

Cuando el coronavirus entra en el cuerpo se multiplica y ataca otras células.

Siete días después de la infección la cantidad del virus en el organismo es mayor y ese es el mejor momento para detectar la presencia del virus.

La prueba rápida del test de antígenos a partir del séptimo día, dirá la cantidad del virus en el cuerpo que comienza a disminuir.

Ya que el sistema inmunológico empieza a combatir la infección. En los casos leves, es del décimo día cuando será más fácil detectar los anticuerpos y para hacerlo el test de anticuerpos será el adecuado.

Test rápidos dan resultados en pocos minutos

Sin embargo, esta prueba no detecta si se tiene el virus en ese momento, sino si tuvo contacto con él en el pasado.

Por eso este test no es efectivo durante los primeros días de la enfermedad, en ese caso daría negativo, aunque tuviera el virus.

Dos semanas después del contagio, será más difícil detectar el virus por la carga viral, porque se habrá reducido ampliamente.

Por eso se debe hacer el test de antígenos antes de que pase las dos semanas.

Se toma una muestra al fondo de la nariz y se procesa para ver si hay partes del virus, cuyas partículas de las muestras son transportadas por barras altas y en sólo 15 minutos se sabrá si es positivo, negativo o inválido.

Con la prueba rápida se obtienen resultados en poco tiempo a bajo costo y con herramientas sencillas.

La Organización Mundial de la Salud, considera útiles estos test rápidos, sobre todo en zonas de difícil acceso y con una elevada tasa de contagio.

Donde no hay laboratorios como en el caso de algunas áreas de Latinoamérica.

Sin embargo, las autoridades advierten que estas pruebas no son la solución milagrosa, ni un salvoconducto para volver a la normalidad, pues los falsos negativos son posibles.

A pesar de eso y que la pruebas rápidas no frenan el contagio por sí misma, si son una manera adicional de detectar casos, por lo que se debe tener una actitud responsable individual para poder salir de la pandemia.

Con información de www.dw.com

Comparte este artículo:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados