4 ejercicios que puedes intentar si hacer flexiones NO es lo tuyo

Las flexiones están entre los ejercicios más practicados de todos los tiempos. Esto se debe a que son un entrenamiento básico y fundamental si tu objetivo es trabajar el cuerpo entero, por lo que su práctica es común tanto en una clase de educación física en la escuela primaria, como en una rutina de deportistas de alto nivel.

Para algunas personas, las flexiones son muy fáciles de realizar. Sin embargo, para otras, se puede tornar imposible, puede que por falta de fuerza o porque surge un dolor repentino en una zona del cuerpo

Si te sientes identificado con el segundo grupo, te ofrecemos algunos ejercicios que puedes realizar para trabajar brazos, piernas, abdomen y glúteos con el objetivo de que reemplaces las flexiones.

Planchas

Foto Referencial

Las planchas son una de las mejores opciones para reemplazar a las famosas flexiones porque básicamente te ayudan a trabajar todo el cuerpo. Lograrlas también puede ser difícil, pero involucra menos movimiento de los brazos y más control del abdomen, por lo que es probable que resulte más sencilla que una flexión.

Esta es ideal para construir la fuerza necesaria para las lagartijas, fortalecen el abdomen y los brazos, además de que está comprobado que pueden ayudarte a mejorar ¡hasta tu concentración!.

Ejercicios con bandas de resistencia

Foto Referencial

Las bandas elásticas se han convertido en un elemento de entrenamiento básico para muchas disciplinas y deportes. Los beneficios que aportan son numerosos, como un menor riesgo de lesión, ganar movilidad articular, aliviar los dolores por sobrecarga y adaptarse a las distintas resistencias de cada ejercicio.

Si lo que estás buscando es fortalecer el tren superior e inferior de tu cuerpo, hacer extensiones de brazos y piernas con bandas de resistencia puede ser tan efectivo como las lagartijas. ¿La razón? Te ayudarán a tonificar brazos, espalda, muslos, pantorrillas y glúteos.

Levantamiento de pesas

Foto Referencial

Sustituir las flexiones de pecho y agregar pesas a tu entrenamiento es posible, ya que las mancuernas o barras te ayudan a concentrar el movimiento en partes específicas de tu cuerpo. Lo recomendables es que comiences haciendo repeticiones con poco peso y de ahí vayas construyendo resistencia poco a poco.

Al mantener unos músculos fuertes conseguimos una mejor ejecución de movimiento debido a una buena postura. Los ejercicios de fuerza mejoran la densidad ósea, disminuyendo así el posible riesgo de osteoporosis o fracturas y protegiendo a la vez nuestras articulaciones.

Yoga y pilates

Foto Referencial

Tanto el yoga como el pilates pueden ser practicados por personas de todas las edades y condiciones físicas. Al ser un ejercicio de bajo impacto, pueden realizarlos desde niños a personas mayores. En esta última franja de edad es incluso recomendable, para luchar contra la perdida de movilidad y los problemas musculares de la edad.

Si tu condición física no es la óptima tampoco te preocupes, ya que su baja intensidad permitirá que los ejercicios se adapten a todos aquellos que no estén acostumbrados a realizar ejercicio. Con el tiempo comenzarás a ver los resultados, e incluso podrás perder algunos de esos kilos de más que tanto te incomodan.

Lea También: Antigravity: qué es y qué beneficios tiene

Con Información: Glamour.mx

Comparte este artículo:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados