Dolor crónico afecta mucho más a los obesos

La Secretaría de Salud en la Ciudad de México calcula que de cada diez personas ocho tienen sobrepeso u obesidad, condición que fueron acumulando por años, lo que significa que el daño colateral a su cuerpo también ha ido creciendo con el tiempo, manifestándose como un dolor permanente, difícilmente de manejar con analgésicos comunes, requiriendo el apoyo de especialistas y de medicina alternativa.
“La obesidad tiene muchos efectos colaterales, entre ellos la presencia de dolores crónicos”, indicó Alfredo Covarrubias, médico especialista en dolor y cuidados paliativos.
Las mujeres son las que concentran la mayor población con dolor a consecuencia de la obesidad, ya que según datos de la dependencia capitalina 2.3 millones de mujeres mayores a los 20 años de edad, lo que representa casi un 76 % del total, tienen sobrepeso y obesidad, frente a 1.8 millones de hombres que estarían bajo la misma situación.

Obesidad en México
Ocho de cada diez mexicanas mayores a los 20 años tienen una circunferencia de cintura de más de 80 centímetros, el factor de riesgo más importante para sufrir de algún síndrome metabólico, problemas cardiovasculares y desarrollo de diabetes.
Una de las opciones para manejar el dolor crónico son las clínicas especializadas, que tanto a nivel público como privado, recetan medicamentos que ayudan a aminorar la incomodidad del paciente.
Otro problema que enfrentan los obesos particularmente en México, es el tamaño de su cuerpo, tanto es el volumen que ocupan, que en ocasiones no pueden ni siquiera sentarse en una silla regular.
“Por más grandes que sea una silla, es difícil que una persona obesa quepa por completo”, indicó Sebastián Calderos, ortopedista de la UNAM.
Calderos también explicó que la desproporción en el cuerpo de una persona obesa la obliga a hacerse de mañas para poderse acomodar en espacios con medidas estándar, forzando partes del cuerpo, especialmente columna y rodillas, provocando desviaciones y desgastes.
La señal más clara, comentó, es el cojeo o rengueo que tienen al caminar, lo cual se produce como reacción del cuerpo ante un desequilibrio en la proporción física.
Para ambos especialistas, la salida para este sector es bajar de peso, lo que le traerá además beneficios en su salud y mejor calidad de vida.

Fuente: Excelsior
También puedes consultar:

Ozono para los dolores de espalda

Paracetamol inefectivo ante dolores de espalda

Comparte este artículo:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados