La lectura cura: conoce por qué es tan bueno leer

Leer es uno de los pasatiempos más beneficioso pata nuestro cerebro. Rendir culto al cuerpo es saludable, pero, dedicarle tiempo al cultivo de la mente mediante la lectura, también es importante.

La lectura no es solo un pasatiempo, disfrutar de una novela, un poema o un relato nos conecta con el mundo real y el imaginario, además, nos permite ser personas más empáticas. Como lo diría Marcel Proust, «leer bien es uno de los mayores placeres… porque es el placer más curativo».

Beneficios de la lectura

Una buena selección de libros es como una buena selección de alimentos: nutre, fomenta la concentración y la empatía, previene la degeneración cognitiva y hasta nos hace más felices.

Según investigaciones actuales entre los aspectos positivos de la lectura están: disminuye la soledad, evita pensamientos negativos y gestiona mejor las emociones. Además, nos hace personas más empáticas y compasivas.

Un ávido lector rápido aprende a identificarse con los personajes de las historias que lee y, está más dispuesto a abrirse a otras vidas. Pero no sólo es más empático quien lee, sino también lo hace ser un mejor orador.

Como dijo Cicerón, “a hablar no se aprende hablando, sino leyendo”. Lejos de la imagen solitaria e introvertida con la que se identifica al lector, lo cierto es que las personas lectoras desarrollan más sus habilidades comunicativas. Al enriquecer el vocabulario y mejorar la sintaxis y la gramática; aprendemos a hablar adecuadamente. 

Igualmente, la capacidad de concentrarse en una sola tarea exige la concentración por lo que al practicar la lectura, el hemisferio izquierdo de su cerebro está trabajando a alta velocidad para activar diferentes áreas.

La Lectura como método preventivo del Alzheimer

Foto Referencial

El doctor Pablo Martínez-Lage, coordinador del grupo de estudio de conductas y demencias de la Sociedad Española de Neurología, señala que cuando una persona comienza a padecer síntomas de demencia y a perder autonomía, influyen dos factores: las lesiones que ha producido la enfermedad y la pérdida de la capacidad de compensar.

Compensar es poner a funcionar áreas del cerebro que antes no funcionaban, poner en marcha la reserva cognitiva, es decir, la capacidad intelectual acumulada a lo largo de su vida mediante conocimientos y actividades intelectuales.

Para disponer de una buena reserva cognitiva es importante tener una vida intelectualmente activa. “Quienes se mantienen mentalmente en forma a lo largo de su vida, corren menos riesgo de padecer alzheimer, parkinson o enfermedades cardiovasculares”, concluye.

Por todos estos motivos, los libros son excelentes compañeros de viaje para evadir y serenar la mente, especialmente en estos tiempos. Refugiarse en la lectura, no solo mejora nuestra capacidad intelectual, sino que transforma la sociedad. 

Lea También: Así afectan las horas de sueño a la salud cardiovascular

Con Información de: Objetivobienestar.com

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados