El yoga ayuda a mejorar las estructuras del cerebro y sus funciones

Una nueva investigación liderada por Neha Gothe, profesora de kinesiología y salud comunitaria de la Universidad de Illinois (EEUU), revela que la práctica del yoga es muy saludable para nuestro cerebro, ya que contribuye a mejorar muchas de las estructuras y funciones cerebrales que también se ven beneficiadas al realizar ejercicio aeróbico. Los cambios observados en los individuos que hacen yoga están asociados a mejores resultados en test cognitivos y en la capacidad para regular las emociones.

La autora explica que encontraron un  aumento en el volumen del hipocampo –una región del cerebro que interviene en el procesamiento de la memoria, que disminuye con el envejecimiento, y a la que afectan especialmente la demencia y el alzhéimer– en las personas que practicaban yoga, un efecto que también se había observado con la práctica de ejercicio aeróbico.

Los participantes de dicho estudio no habían practicado yoga anteriormente, y lo hicieron en una o más sesiones a la semana durante 10-24 semanas, y la salud de su cerebro se evaluó antes y después de la intervención. Los otros estudios examinaron las diferencias en el cerebro de los individuos que practicaban yoga de forma regular y los que no.

Cambios cerebrales que ayudan a reducir el estrés y la ansiedad

Foto Referencial

Gothe, cree que en los efectos positivos que tiene el yoga sobre el cerebro ayuda a regular las emociones, ya que hay estudios que relacionan el estrés en animales y seres humanos con la contracción del hipocampo y un peor rendimiento en pruebas de memoria.

De hecho, explicó que en anteriores estudios analizaron cómo hacer yoga modifica la respuesta del cortisol al estrés y comprobaron que dicha respuesta se atenuaba en las personas que habían practicado yoga durante ocho semanas, esto también se relacionaba con mejores resultados en las pruebas de atención, toma de decisiones y cambio de tareas. La experta concluye que el yoga ayuda a controlar el estrés, tanto en personas con trastornos de ansiedad, como sin ellos, porque mejora la regulación emocional, reduciendo la ansiedad, el estrés y la depresión, lo que parece que mejora el funcionamiento del cerebro. Por ello, los investigadores consideran que deben llevarse a cabo estudios con más participantes y que duren más tiempo con el objetivo de evaluar los cambios que produce el yoga en el cerebro, y compararlos con otros tipos de ejercicio.

Lea También: Hacer Pilates disminuye la presión arterial en mujeres jóvenes y obesas

Con Información de: Webconsultas.com

Comparte este artículo:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados