Cómo abordar las relaciones sexuales con los adolescentes

La adolescencia  según la Organización Mundial de la Salud es el periodo de crecimiento y desarrollo  humano que se produce después de la niñez  finaliza al inicio de la edad adulta, comprendido entre los 10 años y los 19 años. Este momento evolutivo fue necesario seccionarlo pues  hacia mediados de siglo XX  las sociedades industrializadas requieren de una mano de obra calificada   para hacer frente a los avances industriales y tecnológicos, esta responsabilidad fue asignada a  los jóvenes por su vigor para encarar espacios laborales calificados.

Por ello los científicos comenzaron a estudiar con detalle, los procesos evolutivos que suceden durante estos años. Allí se puede resaltar a nivel biológico el inicio de la menstruación en las mujer y la polución nocturna en los varones, con ello se marca  la capacidad reproductiva de los jóvenes, esto genera gran efervescencia hormonal, cambios fisiológicos así como anatómicos, desde el punto del psicoemocional y social, hay mayor interés por las relaciones románticas, las sexuales, surge la necesidad de tener autonomía, el cuestionamiento a las  normas familiares, escolares y sociales entre otros cambios significativos.

Por consiguiente se hizo inevitable  reconocer la importancia de la sexualidad  como una necesidad inherente del ser humano la cual se encuentra revestida de valores morales, responsabilidades sociales, legales así mismo, involucra las emociones, los sentimientos y las relaciones sexuales. Este último aspecto, para muchos padres y adultos significativos de los adolescentes lo adecuado es posponerlas hasta haber alcanzado la adultez, la madurez, además de obtener una preparación académica que los introduzca en el mercado laboral con opción a las mejores ofertas laborales. Así pues, garantizar mejor calidad de vida.

Foto Referencial

Lea también: La sexualidad en el adulto mayor

Consecuencia de las relaciones sexuales en la adolescencia

Sin embargo el anhelo de postergar las relaciones sexuales en los adolescentes es algo muy difícil de lograr, por la información recibida de los medios de comunicación masiva, presión de los pares, el pensamiento mágico del adolescente los lleva a tener las relaciones sexuales sin el uso de métodos anticonceptivos en muchos casos niegan los beneficios de estos,  repetición de patrones conductuales familiares. Por consiguiente pueden resultar las siguientes consecuencias; embarazo no deseado, estos pueden ser de alto riego dado la falta de maduración de la adolescente; infecciones de transmisión sexual, involucrase en relaciones inconveniente las cuales pueden causar efectos emocionales muy destructivos, aumento del cordón de pobreza, ruptura del proyecto inicial de vida, maltrato hacia el niño de los adolescentes.

Ante lo expuesto surge la siguiente interrogante ¿cómo abordar el tema de las relaciones sexuales con los adolescentes?  Lo adecuado sería enseñarle a tomar decisiones y responsabilizarse por las consecuencias, el  inicio de las relaciones sexuales debe ser por iniciativa propia y no por presión del grupo. Permitirles conocer los métodos anticonceptivos y su uso adecuado. Hacerle saber, la maternidad-paternidad es un binomio indisoluble por tanto, el embarazo es una responsabilidad de ambos.

También el adolescente debe manejar amplia información sobre las infecciones de transmisión sexual (ITS), uso del preservativo como medio de protección para el embarazo y las ITS. Reforzar su autoestima para que se relacione con personas cuyos principios y valores sean similares y así evitar confrontación con el adolescente al relacionarse con personas inconvenientes. Resaltar la responsabilidad del adolescente ante el cuidado  de su cuerpo y mente. Unos de los aspectos más importantes como padres es participar en la construcción de un proyecto de vida ajustado a las potencialidades de su hijo además de fomentar en los jóvenes una sexualidad sana, responsable y placentera.

Foto Referencial

Consideraciones

Es difícil lograr que el adolescente postergue las relaciones sexuales pero si se puede conseguir que estas no generen consecuencias adversas para el adolescente, su familia; si se le educa para ser un ser productivo, necesario para los cambios sociales de su entorno. Aumentando el nivel educativo sobre sexualidad en los jóvenes.

Lea también: La Sexualidad en la infancia

Dra. Navidia García

Ph.D  Psicología Cognitiva, Master en Orientación de la Conducta

Especialista en Asesoramiento  infantil, adolescente, pareja y familia

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados