La radiación natural, proveniente de La Tierra. ¿Estamos seguros en el planeta?

La radiación procede de muchas fuentes diferentes y nos encontramos constantemente expuestos a ella. Todas las especies de nuestro planeta han existido y evolucionado en ambientes con exposición a la radiación natural de fondo; y más recientemente, los humanos y otros organismos también hemos estado expuestos a fuentes artificiales desarrolladas durante el último siglo. Más del 80 por ciento de nuestra exposición proviene de fuentes naturales, y solo el 20 por ciento restante proviene de fuentes artificiales propias de la actividad humana; principalmente de las aplicaciones radiológicas utilizadas en medicina.

La radiación puede categorizarse según el modo en que nos irradia. Las sustancias radiactivas y la radiación en el medioambiente pueden irradiar nuestro cuerpo desde el exterior —externamente—; o también desde el interior —internamente— al inhalar las sustancias del aire, ingerirlas mediante alimentos o agua, o al absorberlas por la piel o por nuestras heridas. .

Foto Referencial

Lea también: Radiación: ¿Peligro inminente? O ¿riesgo controlado?

Fuentes terrestres

Suelo

Todo lo que se encuentra en y sobre la Tierra contiene radionucleidos primigenios. Estos radionucleidos de vida extremadamente larga, que se encuentran en el suelo, (como el potasio-40, uranio-238 y torio-232) junto con los radionucleidos en los que estos decaen (tales como el radio-226 y el radón-222) han emitido radiación desde antes que nuestro planeta tomara su forma actual. UNSCEAR (El Comité Científico de las Naciones Unidas para el Estudio de los Efectos de las Radiaciones Atómicas) estima que cada persona en el mundo recibe, en promedio, una dosis efectiva cercana a los 0,48 mSv anual como exposición externa por fuentes terrestres.

Núcleo del planeta Tierra

Otro de los agentes que contribuye de manera considerable a la exposición a la radiación ionizante natural de fuente terrestre es el propio núcleo del planeta, ya que en su interior con las características de materiales que la conforman, así como la presión y temperatura presentes, dan lugar a especies químicas inestables que emiten radiación.

Gas radón

El radon-222 es un radionucleido en forma de gas que normalmente emana del suelo. Éste es producto de una serie de decaimientos de uranio-238 presente en las rocas y en el suelo de nuestro planeta y puede filtrarse directamente en los edificios por medio de sótanos y pisos.

Cuando se lo inhala, parte de los productos de corta vida que genera su decaimiento (principalmente polonio-218 y -214) son retenidos en los pulmones e irradian las células en el tracto respiratorio con partículas alfa. El radón es, por consiguiente, una causa principal del cáncer de pulmón tanto para individuos fumadores como para los no fumadores. No obstante, los primeros son mucho más vulnerables debido a la fuerte interacción entre el acto de fumar y la exposición al radón.

Exposición en el área de trabajo

En determinadas áreas de trabajo, la inhalación de gas radón predomina en la exposición a la radiación de los trabajadores. El radón es la fuente principal de exposición a la radiación en todo tipo de mina subterránea. El promedio anual de la dosis efectiva para un minero que extrae carbón es de aproximadamente 2,4 mSv, y para otro tipo de minero cerca de 3 mSv. En la industria nuclear, la dosis efectiva promedio anual de un trabajador se aproxima a 1 mSv, principalmente debido a la exposición al radón en minas de uranio.

Foto Referencial

Fuentes en alimentos y bebidas

Los alimentos y las bebidas podrían contener —entre otros— radionucleidos primigenios que principalmente provienen de fuentes naturales. Las rocas y los minerales presentes tanto en suelo como en agua contienen radionucleidos que pueden transferirse desde éstos a las plantas, y luego a los animales. De este modo, las dosis varían según las concentraciones de radionucleidos tanto en agua como en alimentos, y los hábitos alimenticios locales.

Por ejemplo, los peces y moluscos tienen niveles relativamente altos de plomo-210 y polonio-210, por lo que las personas que los ingieren en grandes cantidades podrían recibir ciertas dosis mayores a la población que no los consume. Del mismo modo, los habitantes de regiones árticas que consumen grandes cantidades de carne de reno también reciben dosis comparativamente más altas. El reno en dicha zona contiene concentraciones de polonio-210 relativamente altas, acumuladas en el liquen del que se alimentan. UNSCEAR (El Comité Científico de las Naciones Unidas para el Estudio de los Efectos de las Radiaciones Atómicas) estima que la dosis efectiva promedio por fuentes naturales tanto en alimentos como en bebidas es de 0,3 mSv debido, fundamentalmente, al potasio-10 y a la serie de radionucleidos del uranio-238 y torio-232.

Los productos alimenticios pueden contener radionucleidos de fuentes artificiales y de fuentes naturales. Sin embargo, usualmente la contribución a la dosis al medioambiente debida a las emisiones autorizadas de estos radionucleidos es muy pequeña.

¿Dieta Radiactiva?

Los materiales radiactivos naturales existentes en la corteza terrestre son absorbidos por las plantas y los animales y se disuelven en el agua. Por tanto los alimentos y líquidos que ingerimos contienen cantidades variables, aunque pequeñas, de isótopos radiactivos. Algunos alimentos contienen más radiactividad que otros y las personas que toman grandes cantidades de ellos pueden recibir por tanto mayor dosis. Estos alimentos incluyen nueces de Brasil, té, café y pan; pero también en menor proporción, el arroz, el cambur y el plátano tienen por ejemplo Potasio 40. Esto no significa que deban evitarse estos alimentos ya que la dosis resultante es muy pequeña y no hay evidencia de riesgo para la salud. En realidad una dieta basada en una radiactividad mínima representaría un riesgo mucho mayor debido a una nutrición inadecuada.

Foto Referencial

Lea también: Medicina nuclear: Diagnósticos de ciencia ficción al alcance de un click

Omar Arias Curatolo.

Físico médico, magister en Física Médica.

SEROFCA Servicios Radiológicos.

Redes sociales: @serofca

Correo: [email protected]

Comparte este artículo:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados