¿Cómo debe ser una cena saludable?

Saltarse la cena es un error, lo mismo que, por pretender hacerla más ligera, es un error convertir la cena en un picoteo. La cena es una de las tres comidas principales y por ello debe tener una densidad nutritiva adecuada.

¿La cena debe ser ligera?

Sí, la cena es una de las principales comidas del día. Pero la  ligereza de la cena se refiere, sobre todo, a la metabolización de los alimentos. Con la cena debemos cuidar de facilitarla, y cuanta más cantidad comamos, más tardaremos en metabolizar los alimentos. Por eso hay que cuidar la cantidad. Pero esto no quiere decir reducir la densidad nutritiva de la cena: para que sacie, aun siendo ligera, debe contener los nutrientes.

Así, por ejemplo, un par de trozos de pizza se comen como si nada. Pero por los alimentos que conlleva, tienen más calorías que nutrientes y, en verdad, son más pesados de digerir.

Consejos para la cena

  • La cena es el momento ideal para completar el resto de comidas que hemos realizado durante el día. Si no has comido las raciones suficientes de fruta y verdura durante el día, aprovecha para cenar hortalizas. O si no has consumido pescado, inclúyelo en la cena. Eso sí, intenta que sean alimentos poco calóricos y con poca grasa para favorecer la digestión.
Foto Referencial
  • La cena debe ser ligera pero completa, con alimentos como: hortalizas (en cremas, ensaladas, al vapor, hervidas…), frutas, carne magra (pollo, pavo), huevos, pescado, lácteos o embutidos ligeros. Podemos incluir hidratos de carbono como la pasta, el arroz o las legumbres, pero siempre controlando la cantidad.
  • Algo muy recomendable es cocinar al vapor, a la plancha o al horno.
  • ¿Qué deberíamos evitar? Frituras y rebozados, azúcares, salsas, alimentos precocinados, bollería, guisos contundentes.

La hora de la cena es importante

La cena debe aportar el 25% de las calorías diarias y tiene que ser ligera y saludable.  Esta debe ser temprana, mejor unas dos o tres horas mínimas antes de ir a dormir. Lo ideal no es imaginarla como la última actividad del día, aunque después de cenar nos “desactivemos” y nos dediquemos a actividades sedentarias. Y además es interesante mantener unos horarios regulares, de modo que nuestras cenas sean más o menos a la misma hora.

Lea también: Té negro: beneficios y propiedades

Fuente: Cuidateplus

Comparte este artículo:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados