Dos trucos sencillos para quitar el amargor a las berenjenas

La berenjena es un ingrediente ideal para realizar un montón de deliciosas recetas, pero un defecto que tiene es que al degustarlas, puede resultar algo amarga y puede resultar de difícil digestión, ya que se suele repetir.

Este sabor, no quiere decir que las berenjenas sean de por sí amargas, sino que es el jugo de su pulpa que al ponerse en contacto con el aire al partirla, se torna amargo.

Uno de los mejores trucos para evitar que amarguen en exceso es el siguiente, te lo explicamos paso a paso:

Parte las berenjenas en rodajas de un centímetro de grosor, aproximadamente, colócales sal encima y deja reposar durante treinta minutos.

Foto Referencial

Pasado ese tiempo verás cómo las berenjenas han sudado. Límpialas con la ayuda de un paño de cocina limpio o de un papel absorbente, retirando tanto la sal como esa agua que las berenjenas han sudado.

Agua, leche y sal

Otro método realmente efectivo y tradicional. Cortaremos también la berenjena en rodajas, cogeremos los ingredientes necesarios (Agua, leche y sal) A continuación, colocaremos las berenjenas en un bol y añadiremos los ingredientes hasta que queden sumergidas. Dejamos remojar durante 30 minutos y listo.

Lea también: Tips para una dieta para engordar

Comparte este artículo:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados