Pollo a la lima con aguacate. Receta saludable

En la receta saludable de hoy preparamos unas sencillas pero sabrosas pechugas de pollo a la lima con acompañamiento de aguacate. Es un plato refrescante y ligero. Nutricionalmente muy interesante, pues el aguacate nos aporta grasas saludables y su rica textura combina muy bien con la carne de pollo.

Siempre merece la pena marinar el pollo para darle más sabor y evitar que quede muy seco. La especie de ensalada que completa la receta está basada en lo que a veces se denomina “salsa”, a base de cortar en trocitos pequeños vegetales y fruta fresca.

Ingredientes para 2 personas

2 pechugas de pollo
2 limas
1 cucharadita de mostaza
1 pizca de pimentón
1/2 cucharadita de ajo granulado
1 aguacate
2 tomates medianos                                                                                                                                               1/2 cebolla roja, perejil o cilantro fresco
Sal, pimienta negra, aceite de oliva virgen extra.

Lea también: Sopa fría de aguacate

Preparación

Filetear en dos cada pechuga de pollo o dejarlas enteras (al gusto). Retirar posibles excesos de grasa, secar con papel de cocina y disponer en un plato hondo. Mezclar el jugo de las limas con la mostaza, el pimentón, el ajo granulado, el perejil o cilantro fresco, una pizca de sal, pimienta negra y 1-2 cucharadas de aceite de oliva.

Repartir sobre el pollo, mezclando bien, y tapar. Dejar marinar como mínimo 30 minutos. Cocinar a la plancha con un poco de aceite, a fuego fuerte por ambos lados, añadiendo el líquido del marinado sobrante a mitad del proceso.

Pelar el aguacate retirando el hueso y cortar en cubos pequeños. Trocear el tomate y la cebolla roja, salpimentar y añadir perejil o cilantro picado. Mezclar bien con una pizca de sal y servir con el pollo recién hecho.

Degustación

Este plato de pechugas de pollo a la lima con aguacate y tomate puede ser un buen almuerzo o también una estupenda cena. Lo podemos enriquecer añadiendo una pequeña guarnición de cereal, arroz o quinoa por ejemplo, o servirlo como segundo plato después de una crema de verduras.

Fuente: vitonica

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados