Supremas de pollo con salsa de ajo porro y cebolla

Para quienes están en régimen alimenticio de dieta, esta receta de supremas de pollo con salsa de ajo porro y cebolla les queda perfecta, ya que les aporta suficientes nutrientes principales y no está inflada con exceso de calorías.







Si solo revisáramos los beneficios del ajo porro, esta preparación de supremas de pollo en salsa de ajo porro y cebolla sería perfecta para garantizar una comida nutritiva. Entre sus bondades está que los flavonoides que se encuentran en grandes cantidades en este vegetal actúan como protectores de los vasos sanguíneos; además de que contiene antioxidantes, es rico en vitaminas y minerales y ayuda a bajar de peso.

En cuanto a la cebolla, entre otras ganancias este vegetal protege el corazón, contiene enzima, alinasa y sulfuros que ayudan a adelgazar la sangre, por lo que reduce los niveles del colesterol LDL o malo. Igualmente es un buen diurético, ayudando a las personas que padecen de hipertensión arterial.

LEA: Células madre de cebolla y ajo para el cabello

Esta receta de supremas de pollo con salsa de ajo porro está calculada para una dieta equilibrada de 1500 calorías diarias.

Ingredientes para 4 personas:

4 pechugas de pollo

1 cebolla grande picada (ó 3 cucharadas de cebolla frita deshidratada, o también mitad y mitad)

1 ajo porro picado

1 vaso o un poquito más de caldo de pollo

1 chorrito de brandy (o 1 vasito de vino blanco)

2 cucharadas de aceite oliva virgen extra (3 cucharadas si no utilizáis cebolla frita deshidratada)

Sal

Pimienta

1 cucharadita de maicena (opcional)

Instrucciones:

Poner 2 cucharadas de aceite a calentar en una cazuela (1 cucharada en caso de utilizar cebolla frita deshidratada). Salpimentar las pechugas y dorarlas a fuego fuerte, un poco por todos los lados. Retirarlas de la cazuela y reservar.

pechugas de pollo doradas

Agregar la cebolla, el ajo porro y pochar bien ambos; añadir la cucharada de aceite restante si fuera necesario. (Si se usa la cebolla frita deshidratada, agregarla junto con el caldo).

Añadir las pechugas, el brandy o el vino y dejar que este evapore el alcohol.

Agregarle el caldo, llevar a ebullición y bajar el fuego para que cueza lentamente de 10 a 15 minutos dependiendo de lo grandes que sean las pechugas.

Ir dándole movimiento suave a la cazuela para ayudar a que ligue la salsa.

Retirar las pechugas y reservar.

Triturar bien el resto para formar la salsa. Si esta quedase un poco líquida se puede espesar un poco con 1 cucharadita de maicena.

Calentar todo junto de nuevo y servir, adornando el plato al gusto.

Fuente: mundorecetas.com







Comparte este artículo:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados