Si decides correr, esta es la dieta más adecuada para ti

Correr está de moda; más en estos tiempos de pandemia, que hemos pasado un rato confinados. Pero no todos los maratonianos llegan a la meta. La culpa: lesiones, heridas, calor, desmayos, crisis asmática o hipertensiva. Por último, los problemas gastrointestinales.

Lea también:La ciencia sobre la eficacia de la homeopatía

Evitarlos es posible si se sigue un tipo específico de alimentación, tal y como acaba de demostrar un nuevo estudio. Los aficionados al running deberían por tanto pasarse a dietas bajas, que normalmente siguen las personas con enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa, síndrome del intestino irritable y otras patologías del aparato digestivo.

Nadie pone en duda los beneficios que aporta esta actividad física. El VI Estudio Cinfasalud destacó que correr aporta «beneficios a nivel físico, psicológico y social».

Foto: iStock.

Afortunadamente el número de aficionados a las carreras en España empezó a incrementarse en la primera década del siglo XXI. Ahora, gracias a diferentes encuestas, se sabe que un 30,4% de los españoles practicaba este deporte.

«Un 30-35% de los deportistas sufre problemas gastrointestinales al realizar ejercicio de fondo»

Sin embargo, una de las mayores preocupaciones de los atletas, especialmente los que compiten en pruebas de resistencia, son los problemas gastrointestinales, que afectan a entre el 30 y el 35% de los deportistas mientras realizan ejercicio de fondo.

Los motivos son diversos. Desde la distribución del flujo sanguíneo, porque al correr la sangre se concentra en los músculos activos y disminuye en el estómago e intestino, hasta el aumento de la presión intraabdominal, por el impacto y rebote de los órganos. Otras causas son una dieta inadecuada (exceso de las comidas ricas en fibra, grasas y proteína) o la deshidratación.

Foto: iStock.

«Encontramos un claro beneficio al seguir la dieta baja en FODMAP, con una reducción de las molestias relacionadas con el ejercicio entre corredores recreativos sanos”. La mejora sobre el dolor percibido, junto con la reducción de las experiencias de hinchazón, en una dieta baja en FODMAP probablemente se explica por “una reducción en el volumen de agua intestinal y la producción de gas, causada por la menor cantidad de carbohidratos no digeribles disponibles para la fermentación en el intestino”, agrega el Dr. Justin Roberts, coautor del estudio.

Este especialista coincide con los investigadores en que «se necesitan más estudios para examinar los beneficios de esta dieta, cuando se combina con estrategias de entrenamiento a largo plazo».

Con información de: Alimente

Comparte este artículo:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados