La OMS diseña nuevas categorías para el uso de algunos antibióticos

En el afán de garantizar el correcto suministro de medicamentos, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció esta semana la creación de tres categorías de antibióticos que indican cuáles deberán usar en caso de infecciones comunes y cuáles deben guardarse para padecimientos más graves. También, incorporó en ese listado, fármacos esenciales para combatir la hepatitis C, la tuberculosis, el cáncer y el VIH.

El tema fue debatido durante un seminario en Buenos Aires, Argentina, donde se abordó la problemática por el aumento de muertes debido a la resistencia de los antimicrobianos.

Cada dos años, la OMS junto a un comité de expertos de la misma organización revisan y actualizan la lista de medicamentos esenciales. Esta dinámica sirve para que muchos países puedan mejorar el acceso a fármacos y así guiar las decisiones sobre cuáles deben estar disponibles para sus habitantes.

Lea también:  Conoce el ABC de la cirugía bariátrica

En tal sentido, la OMS destinó 30 medicamentos para adultos y 25 para niños; y especificó nuevos usos para 9 fármacos que ya figuraban en el documento.

Por el momento son 433 las medicinas consideras esenciales para hacer frente a las necesidades de la salud pública.

En lo que fue la mayor revisión de la sección de antibióticos en los 40 años de historia de la lista de medicamentos esenciales, la OMS agrupó este tipo de fármacos en tres categorías: acceso, observación y reserva. También presentó recomendaciones sobre cuándo debería usarse cada una.

Inicialmente estas nuevas categorías se aplicarán solo a antibióticos usados para tratar 21 de las infecciones generales más comunes. Si el resultado es positivo, pueden ampliarse en futuras versiones del listado.

El cambio pretende asegurar que los antibióticos estén disponibles en el momento necesario y que se prescriban los tipos adecuados de este medicamento para cada infección. La OMS asegura que eso debería mejorar los resultados de los tratamientos, reducir el desarrollo de bacterias resistentes a fármacos y preservar la eficacia de antibióticos «de último recurso» que son necesarios cuando todos los demás fallan.

Primera categoría: Acceso

La OMS recomienda que los antibióticos pertenecientes a este grupo estén disponibles en todo momento para el tratamiento de un amplio abanico de infecciones comunes. Estos incluyen por ejemplo: la amoxicilina, un antibiótico ampliamente utilizado para tratar infecciones como neumonías.

Segunda categoría: Observación

En este grupo se incluyen antibióticos para tratamientos de primera o segunda elección de una serie de infecciones pequeñas. Por ejemplo, el uso de ciprofloxacino, utilizado contra la cistitis e infecciones del aparato respiratorio superior (como sinusitis), debe ser reducido «dramáticamente» para evitar un mayor desarrollo de la resistencia a antibióticos, explica la OMS.

Lea también: Disuria. Me duele al orinar

Tercera categoría: Reserva

En esta última categoría se encuentran antibióticos como la colistina y algunas cefalosporinas que deben ser considerados como opcionales de «último recurso«, y suministrarse solo en casos cuando todas las alternativas fracasaron, como infecciones posiblemente mortales debido a bacterias multirresistentes.

Lea también: Desarrollan anticancerígeno menos dañino que la quimioterapia (video)

Con información de clarin

Comparte este artículo:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados