Ayúdalos a ser más felices

La depresión en los adultos mayores suele presentarse como consecuencia de la soledad que muchos de ellos viven. Por eso es necesaria su reintegración social, para que así continúen conectados con la realidad emocional familiar. Por ejemplo, participando en tareas cotidianas y eventos importantes.

Asimismo, la integración social puede enriquecer la vida de los adultos mayores al permitirles estar abiertos a nuevas amistades y pasatiempos. Los centros integrales de atención a los adultos mayores de muchos países ofrecen actividades y talleres, mientras los distintos departamentos de la Defensoría brindan asesorías en temas legales y capacitación en sus derechos.

Grupo Dental Bosques

También puedes consultar: Adultos mayores deben prevenir enfermedades respiratorias

Existen prejuicios sobre los adultos mayores y eso puede hacer que muchos se rindan subconscientemente ante ellos y lo confirmen con su comportamiento. Pero también hay otros adultos mayores que quieren demostrar que no hay edad para ser creativo, aventurero y emprendedor.

Con solo cambiar algunas expresiones al hablar con ellos, lograrás marcar una gran diferencia. Te damos algunos ejemplos que podrás poner en práctica:

En vez de decir “¿Clases de baile? Ya no estás para eso”, di “¡Qué bien que te siga gustando el baile! Es lo mejor que puedes hacer para mantener tu dinamismo”.
En vez de decir “Mi abuela no sabe mandar un mensaje de texto”, di “Mira, te enseño. Es muy fácil, seguro te gustará aprender”.
En vez de decir “Estás aburrida mamá. Inscríbete a un curso o algo”, di “Mamá, han abierto un taller de pastelería cerca de la casa. ¿Quieres acompañarme a verlo?”.
En vez de decir “El abuelo es necio. No hay manera de que se haga un chequeo de salud”, di “Vamos abuelo, yo te llevo en mi carro. Ya está programada la cita”.
En vez de decir “Es mi vida, no te metas. En tu tiempo no había eso”, di “¿Qué opinas? ¿Qué harías tú en esta situación?”.
En vez de decir “Te demoras mucho en hablar y yo tengo que hacer mis cosas”, di “Te escucho: es importante lo que me vas a decir”-
En vez de decir “Mejor no te digo nada, pues no oyes bien”, di “Voy a hablar más lento y fuerte para que me sigas escuchando, ¿te parece? Me gustaría mucho conocer tu opinión”.
En vez de decir “No hagas nada, quédate tranquila”, di “¿Puedes ayudarnos, por favor?”.Adultos mayores 2

También puedes consultar: Lanzan campaña sobre el consumo de huevo en adultos mayores

Fuente: Viú

Comparte este artículo:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados