Comer más tarde aumenta de peso

Fuente: CNN en Español-ATS Web

Perder peso no solo tiene que ver con lo que comes sino la hora en que lo comes, según un nuevo estudio. Los participantes que consumieron una comida más importante, más tarde en el día, perdieron menos peso que quienes comieron más temprano.

Los investigadores del Hospital Brigham and Women’s en Boston, Estados Unidos, estudiaron a 420 personas en España durante un programa de tratamiento de pérdida de peso con duración de 20 semanas. Generalmente, en España el almuerzo representa 40% del aporte diario de calorías.

Los participantes fueron divididos en dos grupos; los que comían más temprano y almorzaban antes de las 3:00 pm y los que comían más tarde, quienes almorzaban después de las  3:00 pm En promedio, las personas que comían más temprano perdieron 25% más peso que quienes comían más tarde en el transcurso del estudio, de acuerdo con Scheer.

Los autores del estudio no encontraron diferencias en la pérdida de peso de los grupos basándose en la hora del desayuno y la cena. También observaron el gasto energético, composición de la dieta, hormonas del apetito y duración del sueño, factores que no afectaron el resultado en ninguno de los casos.

Existen tres hipótesis que pueden explicar esta observación. La primera, es el llamado reloj biológico o sistema circadiano, controlado por un grupo de células en el hipotálamo de tu cerebro. Al parecer, en las células de órganos individuales pueden ser alterados por la actividad diaria que no afecta al centro de control, generando una desincronización entre los tiempos de actividad de los órganos. El aumento de peso puede estar ligado a que el sistema es más capaz de lidiar con mayores niveles de glucosa en la mañana que en la tarde.

Otra explicación está asociada al vínculo genético. Un gen llamado RELOJ afecta nuestros ritmos circadianos, así como una variante extraña del gen; el alelo c está relacionado con la obesidad.

La tercera hipótesis se apoya en la falta de desayuno. Las personas en el estudio que comieron más tarde a menudo comían menos en el desayuno o no desayunaban. Ayunar demasiado tiempo puede poner al cuerpo en un “modo de almacenamiento”. Las personas que se saltan el desayuno son más propensas a comer en exceso después, aunque los autores del estudio no encontraron una diferencia significativa en las calorías totales que ambos grupos comieron.

Como este estudio es observacional, no puede determinar claramente causas o efectos, por lo que requerirá de más investigaciones cuantitativas para dar con una razón concluyente.

Comparte este artículo:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados