Conoce todo sobre el yoga terapéutico y sus beneficios (+Detalles)

El yoga terapéutico surgió de la sabiduría de este arte, sumado a los conocimientos actuales de la anatomía y la fisiología, una herramienta para potenciar la salud y el equilibrio de la persona.

Lea también:La ciencia sobre la eficacia de la homeopatía

El yoga tradicional es mucho más que un simple ejercicio; su objetivo es mejorar el estado de salud de la persona, tanto físico como emocional, psicológico y espiritual.

Estos objetivos se refuerzan en lo que hoy llamamos yoga terapéutico, que puede modificar y adaptar las posturas tradicionales para potenciar su efecto, reducir los riesgos y adaptarlas a las necesidades.

Tanto practicantes como terapeutas partimos de la premisa de que el cuerpo tiene abundantes recursos y capacidad plena para la autorregulación y el autoequilibrio. A partir de ahí, el yoga terapéutico da especial relevancia al alineamiento corporal correcto y al desarrollo de una consciencia despierta.

El yoga terapéutico está totalmente consolidado como una nueva rama del yoga. Tiene su origen en la necesidad de muchas personas de todo el mundo de buscar una práctica que se ajuste a sus dolencias.

Y como cada persona es diferente, el yoga terapéutico se adapta a las particularidades morfológicas, patológicas y/o psicoemocionales de cada practicante. Solo así se logran los mejores resultados en la evolución de los procesos de salud.

¿Sesión de yoga terapéutico?

  • Las clases suelen ser individuales o en grupos reducidos donde es posible atender las necesidades y características de cada uno de los practicantes. Se proporciona un plan de ejercicios para hacer en casa.
  • La intensidad se adapta a cada persona. Puede ser suave o requerir un esfuerzo (por ejemplo, en el caso de una curvatura anormal de la espalda en una persona joven).
  • La alineación corporal es esencial. Por eso, y para evitar desequilibrios, si es necesario se usan apoyos, como cojines, mantas, sillas o la pared. No se realizan terapias manuales sobre el practicante, a no ser que el instructir de yoga sea también fisioterapeuta u osteópata.
  • Evitar el dolor es una regla de oro. Cuando se trata de dolor emocional se incorporan herramientas para tratarlo: mantras, meditación, visualizaciones, etc.

Con información de: Cuerpo y Mente

Comparte este artículo:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados