Desigualdad en la distribución de vacunas contra el covid-19 entre países pobres y ricos

Desigualdad en la distribución de vacunas contra el covid-19 entre países pobres y ricos, debe ser por una sociedad global, pero se está evidenciando como países aislados.

Así lo asegura, Daniel López Acuña, exdirector de la Asociación Sanitaria de Situaciones de Crisis de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El también profesor asociado a la Escuela Andaluza de Salud Pública, señala que la desigualdad en la distribución de vacunas contra el covid-19, está pasando por un proceso diferencial de vacunación.

«De los grupos más vulnerables en los distintos países, porque no se actúa como una sociedad global sino como países aislados», afirma el Dr. López Acuña.

Sostiene que los países están actuando como bloques, porque «cada quien tira para su beneficio y posibilidad de cumplir con los activos de vacunación».

Cuestiona que están demasiados sujetos a una lógica mercantil, a la exclusión de las vacunas, en lugar de construir un mecanismo mundial para un bien público global.

Desigualdad en la distribución de vacunas contra el covid-19 es seguido por la OMS

«La OMS puede asumir una acción de esta naturaleza, pero tiene que ser mandatario por los 197 países que la conforman», precisa el especialista.

Al señalar que por esta desigualdad en la distribución de vacunas contra el covid-19, las naciones tienen que estar de acuerdo.

Dado que no existe ningún ente supranacional, que tenga la capacidad de dirigir la distribución equitativa de las vacunas, indica el Dr. López Acuña.

«Aun teniendo dinero y los recursos disponibles, algunos países no tienen acceso a la vacuna y hay países que no cuentan con los recursos», afirma.

Resalta que la cooperación en el desarrollo desigualdad en la distribución de vacunas contra el covid-19, tiene que volcarse al apoyo y capacidad de los países para vacunar.

Para que sea efectiva su aplicación y en toda la población el carácter bilateral, que dijo el especialista, debería estar centrado en este aspecto.

«Así como colocar en funcionamiento el mecanismo del COVAX por parte de la ONU y el Banco Mundial para generar mejor acceso para los países que tienen mayor dificultad». 

Privilegios de países en el acceso a las vacunas

Señala el Dr. López Acuña, que está muy bien que los países hayan avanzado todo lo que podían con la vacunación porque han pagado y porque han hecho acuerdos preferenciales en el acceso.

Sin embargo, «otros países no tienen esta posibilidad. Tienen poblaciones vulnerables y es una muestra que no se está haciendo una distribución equitativa». 

Sobre el denominado, «pasaporte de vacunación o sanitario», también llamado «certificado digital verde», considera el especialista que desde el punto de vista epidemiológico de salud pública no es garantía de seguridad sanitaria.

«Se puede tener personas vacunadas, pero que pueden infectarse y que pueden transmitir.  No da la seguridad que puedan movilizarse sin riesgo».

Insiste el Dr. López Acuña, que no hay acceso para la vacunación de todas las poblaciones y se puede activar un efecto discriminatorio.

«O para regular un servicio determinado», en referencia a que todos los países han utilizado un certificado de vacunación cuando hay una epidemia.

Por ejemplo con la fiebre amarilla, que asegura, no hay nada en contra de tener un certificado, «sino cómo se va usar para hacer más expedito el viaje para propósitos turísticos, es algo que no tiene buen fundamento de salud pública». 

El Dr. Daniel López Acuña, exdirector de la Asociación Sanitaria de Situaciones de Crisis de la OMS, coloca a disposición su cuenta @lopezcunad en Twitter para ampliar detalles de este y otros temas de interés.

Comparte este artículo:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados