Droga previene recurrencia del cáncer de mama

Fuentes: Mayo Clinic- ATS Web

La droga Trastuzumab agregada a la quimioterapia prevendría la aparición de recurrencia del cáncer de mama y mejoraría la sobrevida en un gran número de mujeres con esa enfermedad en estado temprano.
 

Un equipo de investigadores de Estados Unidos, liderados por oncólogos de la Clínica Mayo de Jacksonville, Florida,  han descubierto 27 genes que están significativamente asociados con buenos resultados con el uso concurrente de Trastuzumab y quimioterapia, como también otros cinco genes asociados a un pobre  resultado usando el mismo esquema de tratamiento.
 

Los resultados del estudio — que sería el primero en usar perfiles de expresión génica para predecir el resultado de Trastuzumab como parte de la terapia adyuvante para el cáncer de mama — ofrece un número de potenciales beneficios futuros, dice la Doctora Edith Pérez, directora adjunta del Mayo Clinic Comprehensive Cancer Center y directora del Breast Cancer Translational Genomics Program, en la Clínica Mayo.
 

“Estos descubrimientos nos están llevando a estar más cerca de desenmarañar los factores biológicos que son relevantes para los resultados de la paciente, lo que nos ayudará a mejorar el cuidado clínico”, señala Pérez.
 

Por ejemplo, el descubrimiento puede ayudar a los científicos a idear una prueba genética que puede ayudar a los oncólogos a elegir el mejor tratamiento para sus pacientes HER2-positivo, dice la especialista.

Mayores análisis revelarán el trabajo biológico interno individual de los tumores HER2-positivo, lo que podría entregar pistas para nuevos tratamientos, agrega Pérez. Los investigadores ya habían encontrado que los genes relacionados a los resultados pueden ser agrupados en diferentes categorías que afectan al funcionamiento del tumor, como ciclo de la célula, muerte de la célula, receptor de la señalización de la célula, y transcripción de genes.
 

La doctora Pérez y su equipo planean validar sus descubrimientos a través de la colaboración con investigadores de Estados Unidos y Europa que han liderado otros estudios clínicos de Trastuzumab. “Estamos en nuestro camino por desarrollar un test predictivo que pueda definir el tratamiento correcto para cada paciente, y eso es muy emocionante”, dice la especialista.
 

El estudio fue financiado con los aportes del Instituto Nacional del Cáncer y la Clínica Mayo, con el apoyo adicional de la Fundación para la Investigación del Cáncer de Mama y la Fundación 26.2 con Donna. El estudio clínico N9831 fue dirigido por el Grupo del Tratamiento del Cáncer Central Norte, ahora parte de la Alianza para los Estudios Clínicos en Oncología. La doctora Pérez es vicepresidenta de grupo de esta alianza.
 

Los coautores incluyen a investigadores de los campus de la Clínica Mayo en Florida, Minnesota y Arizona; la Universidad de Indiana, el Instituto de Cáncer Dana-Farber; la Universidad de Washington; y Ventana Medical Systems-Roche en Tucson, Arizona.
 

La Alianza para Estudios Clínicos en Oncología es una red nacional de estudios clínicos auspiciada por el Instituto Nacional del Cáncer que consiste en una red de cerca de 10.000 especialistas en cáncer y hospitales, centros médicos y clínicas comunitarias a lo largo de los  Estados Unidos y Canadá. La Alianza se dedica a desarrollar y dirigir estudios clínicos con nuevas y prometedoras terapias para el cáncer, y utiliza la mejor ciencia disponible para desarrollar tratamiento óptimo y estrategias para la prevención  de la enfermedad, como también métodos de investigación para aliviar los efectos secundarios que ocasiona y de los tratamientos para combatirla. Para conocer más acerca de la Alianza, visitar el Alliance website.

 

 

Comparte este artículo:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados