¿Es posible llevar una vida normal con Asperger?

No es un síndrome sencillo de tratar, pero con dedicación y mucha paciencia se puede lograr. Hoy te explicaremos cómo es posible que un niño con Asperger pueda llevar o mantener una vida normal.

El Síndrome de Asperger se caracteriza por una afectación en las áreas del lenguaje y la comunicación, y por la aparición de una gama de intereses muy restringidos.

Lo que, como consecuencia limitan la actividad diaria de las personas que lo padecen.

Dicho trastorno Generalizado del Desarrollo difícil de diagnosticar muchas veces ya que las personas que lo presentan muestran un aspecto e inteligencia normales.

Únicamente tienen problemas para relacionarse con los demás y algunas veces presentan comportamientos inadecuados, y las personas lo noten extraños.

Es un trastorno poco habitual que afecta normalmente de 2 a 3 personas por cada 1.000 personas y, se manifiesta principalmente, en una serie de comportamientos repetitivos y poco inadecuados como:

  • Falta de contacto visual con los demás.
  • Conversaciones unilaterales.
  • Interacciones sociales limitadas o inapropiadas.
  • Lenguaje repetitivo.
  • Preferencia a estar y jugar solo.
  • Falta de percepción del lenguaje no verbal.
  • Conductas obsesivas y tics.
  • Problemas para identificar los sentimientos propios y ajenos.
  • Reacciones emocionales desproporcionadas.
  • Ingenuidad y credibilidad.

El apoyo y la ayuda de la familia es fundamental para que estos niños puedan tener una vida lo más plena y satisfactoria posible, sin que su trastorno afecte a ninguna área de su vida.

Por lo general, necesitan un “manual de instrucciones”, y es lo que se les enseña en la terapia de Habilidades Sociales:

  • El lenguaje de gestos.
  • Cómo iniciar una conversación.
  • Manejo de frases hechas.
  • Adivinar las emociones.
  • Intenciones de los demás.

Y, una vez que estén creciendo, necesitarán ayuda para planificar y ejecutar tareas, aprender a controlar los intereses que les absorben de otras actividades importantes, etc.

Hay que tener más paciencia con ellos, ya que, pueden aparecer más a menudo berrinches si le obligas a dejar de hacer lo que quiere para hacer algo que debe.

Por eso, es necesario fijar unos horarios y rutinas y mantenerlos ya que los cambios no les sientan bien y pueden angustiarse si no saben lo que viene después.

Lea también: Síndrome de Asperger: Mitos y realidad de esta condición

Con información de: https://compartirenfamilia.com/

Comparte este artículo:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados