Hipnosis: ¿en qué enfermedades puede ser útil?

Muchas veces hemos visto espectáculos teatrales, historias conmovedoras del cine o programas de televisión que tienen como protagonistas a un hipnotizador y a uno o varios individuos que se dejan hipnotizar. El fin de esas sesiones no es más que un entretenimiento, pero, la mayoría de la gente ignora las posibilidades terapéuticas de la hipnosis clínica, que es la que practican principalmente psicólogos y psiquiatras para aliviar algunos síntomas de enfermedad tanto orgánica como mental.

Aunque aún quedan algunos campos inexplorados donde podría aplicarse, la hipnosis está muy consolidada como herramienta para el abordaje del dolor crónico y agudo, en casos de: ansiedad, depresióninsomniotabaquismo obesidad, así como en otras áreas de la medicina tales como: la preparación a la cirugía o al parto, en oncologíatrastornos gastrointestinalesasma o hipertensión. También puede utilizarse en trastornos conversivos (psicosomáticos) y para favorecer cambios de aspectos concretos de la personalidad, como la autoestima, la seguridad o fobias frente a exámenes. Pero nunca es una terapia curativa.

En realidad, la hipnosis es un proceso natural e inherente al ser humano. No es más que la capacidad de atención focalizada en algo muy concreto. Si nos conectamos con determinados problemas más emocionalmente que de forma racional es como si todo fluyera y fuera más natural y sencillo”, dice la psicóloga Lorena Belmonte, profesora de la Universidad de Murcia, España (UMU) con amplia experiencia en hipnosis clínica, quien asegura que desde el punto de vista científico “la hipnosis es una herramienta de la psicoterapia que, bien entendida y trabajada, da acceso de forma indirecta a la persona a su propia mente, permitiendo cambios más naturales, fáciles y rápidos”, dice.

La hipnosis trabaja la información inconsciente

Foto Referencial

El proceso hipnótico funciona cuando estamos inconscientes, ya que en ese estado el cerebro suele estar más conectado con las emociones. Según Belmonte, en la zona cerebral que solemos identificar con el hemisferio derecho se almacena la información a lo largo de nuestra vida. Mucha de ella se ha registrado de forma consciente, pero puede dejar de serlo  por determinadas circunstancias o porque realizamos asociaciones de las que ni siquiera nos damos cuenta. “Y al final eso, desde un lugar cognitivo, se transforma en esquemas de pensamiento, asociaciones, formas de sentir, pensar y actuar que están conectadas con nuestra personalidad”, agrega la psicóloga quien explica que el proceso hipnótico se lleva a cabo a través de un lenguaje sin mensajes directivos y buscando la forma de que el cerebro encuentre caminos alternativos de uno mismo para hallar solución al problema.

En la hipnosis clásica, el enfoque es más directo y general, con sugestiones específicas y claras acerca del tema que lleva a una persona a la consulta de salud mental. Es la hipnosis que tenemos más en nuestra cabeza, con frases como «vas a sentir que el brazo pesa cada vez más…», mientras el paciente percibe que aumenta su capacidad de concentración.  Y también se trabaja la llamada hipnosis ericksoniana, que emplea metáforas cortadas a la medida del paciente y, además de ayudarle a conectar con su problema,  tiene un simbolismo que permite una mejor adaptación del inconsciente. Es más sutil que la hipnosis clásica. También hay personas que quieren trabajar su concentración, o que quieren mejorar partes concretas de su autoestima.

Principales mitos de la hipnosis

La especialista aclara que la hipnosis no es un proceso donde se pierda el control o la voluntariedad, ni donde uno se duerma. “Todos somos hipnotizables ya que toda hipnosis es un proceso mental que genera uno mismo, un proceso de focalización atencional. Es falso que en estado de hipnosis puedas decir o hacer algo en contra de tu voluntad, ni que te puedes quedar en un estado de trance”, recalca.

Además señala que la hipnosis no cura trastornos, porque  es una herramienta de la psicología que sirve, junto a la psicoterapia, para tratar síntomas o generar cambios.

¿Cómo es una sesión de hipnosis?

Foto Referencial

Una sesión de hipnosis consta en principio de entrevista, entrada, intervención y salida del trance, aunque dependiendo de si se trabaja con hipnosis clásica o ericksoniana se identifican pasos algo diferentes.

En función de la personalidad de cada paciente se va entrenando su capacidad de conectar consigo mismo haciendo pruebas de sugestión,  para que pueda desconectar del mensaje consciente aunque quien hable sea el psicólogo. Eso implica que la persona no racionalice el lenguaje”, detalla.

En estas terapias se emplean técnicas de relajación y visualización como estrategias para que el paciente se relaje a nivel corporal y mental. Posteriormente se utilizarán otras herramientas que facilitan ese estado mental que, según la corriente teórica se aplicará, para unas personas puede ser un estado más o menos disociativo de la conciencia, mientras que para otras sería parecido al estado consciente, aunque más hipervigilante.

Una vez en ese estado se introduce la parte terapéutica de forma que permita llegar a la parte inconsciente de la persona trabajando con su propio lenguaje: cómo le gustaría sentirse,  cómo querría dejar de ser de una manera determinada o cómo construiría el proceso para conseguirlo...”. El propio paciente tiene su proceso hipnótico que implica por parte del hipnotizador una cadencia, un tono de voz, un ajustarse a la persona, que se acompaña con música de fondo. Todo eso se graba y el paciente lo escucha. Conforme se van viendo cambios se va adaptando la hipnosis a la persona.

Las sesiones son de 45 minutos. Las primeras son de evaluación y de entendimiento de lo que le pasa a la persona. El proceso de hipnosis dura aproximadamente media hora, empleando la primera parte del tiempo para hablar de la evolución entre sesiones y los últimos minutos para intercambiar sensaciones sobre la sesión en curso. El número de sesiones necesarias para lograr buenos resultados depende de muchas variables, pero si se entiende que el trabajo hipnótico es adecuado para la intervención, suelen requerirse entre dos y seis sesiones como media. 

¿Hay personas más susceptibles de ser hipnotizadas?

Foto Referencial

Las personalidades más confiadas y con menos tendencia al control son más hipnotizables y las mujeres más que los hombres, según Belmonte. Con respecto a la edad, conforme se van cumpliendo años disminuye la facilidad para entrar en estado hipnótico, siendo el intervalo entre los 9 y 12 años la edad en el que se tiene mayor sugestionabilidad. Pero, en general, la hipnotizabilidad está relacionada con la inteligencia. “Para ser hipnotizado se requiere una inteligencia media y un nivel cultural medio-alto si hablamos de trabajo psicológico con hipnosis,  que no es lo mismo que ser hipnotizado a nivel de espectáculo que es la utilización de la hipnosis en la tele”.

Por otro lado, no todo el mundo acepta la hipnosis como terapia psicológica y quienes desconocen el proceso tienen miedo de lo que pueda pasar.

¿En qué trastornos psicológicos es más eficaz la hipnosis?

El abanico de aplicaciones de la hipnosis es cada vez más amplio. Esta herramienta se utiliza en síntomas conversivos de todo tipo, como parálisis; crisis conversivas, como alteraciones pseudoneurológicas (que no lo son). También se emplea para el manejo de la concentración, pero siempre que se descarten dificultades del polo atencional.

Por otro lado, la hipnosis puede complementar el tratamiento para la ansiedad y la depresión. En ansiedad para los síntomas residuales, que muchas veces quedan condicionados en síntomas físicos (mareos, flojera…); o para la parte psicológica de la depresión, pues evidentemente la parte neuroquímica se trata con antidepresivos.

En el campo del dolor hay mucha evidencia científica de la utilidad de la hipnosis, tanto para el dolor psicosomático o psicógeno  (el que no se entiende desde el punto de vista médico pero propicia peregrinaje de la persona por múltiples consultas para entender por qué le duele la  cabeza, la espalda, etc., si «no tiene nada»), como para el dolor real crónico o agudo.  “En ambos tipos de dolor es bastante útil la hipnosis como un aprendizaje de la mente que ayuda a modular de otra manera la sensación dolorosa”, asegura Belmonte, explicando que los síntomas conversivos o psicosomáticos significan convertir síntomas emocionales en síntomas físicos tales como  parálisis de piernas, desvanecimientos, sordera o rigidez, entre otros. Lo que no se recomienda es trabajar con hipnosis si el paciente no tiene confianza en la herramienta o en casos de epilepsia o trastornos del espectro psicótico.

Hipnosis en trastornos alimentarios

Foto Referencial

Un enfoque más novedoso es el de los trastornos de la conducta alimentaria. La experta afirma que en trastornos graves como una anorexia nerviosa que restringe alimentos, tiene distorsión corporal, con vómitos y disfuncionalidad cognitiva en ese momento, no sería aplicable la hipnosis.

La hipnosis sí tiene cabida en los trastornos de conducta alimentaria  cuando la sintomatología más aguda (vómitos, restricciones alimentarias, atracones…) está manejada, cuando la paciente tiene conciencia de la enfermedad y cuando está en el tratamiento de forma voluntaria. En esa situación favorable se puede utilizar la hipnosis para mejorar la autoestima general, el auto concepto corporal y la ansiedad. Y de forma más específica ayuda a  reintroducir alimentos prohibidos, a prevenir recaídas, asociar alimentos a sensaciones positivas, admitir sugerencias de saciedad adecuadas, a reducir la hiperactividad, distorsión corporal, imagen corporal, incluso una mejora de las ingestas minimizando el miedo.

Lea También: El mal uso de los antibióticos amenaza la salud global

Con Información de: Cuidateplus.marca.com

Comparte este artículo:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados