¿Intestino permeable? Todo lo que debes saber al respecto

El síndrome del intestino permeable, también llamado síndrome del intestino agujereado, ganó popularidad en internet y en las redes sociales en los últimos tiempos.

Lea también:La ciencia sobre la eficacia de la homeopatía

Quienes hablan o escriben sobre él llegan a considerarlo como el origen de enfermedades como fatiga crónica o la esclerosis múltiple; los expertos como Elizabeth Barba, especialista en gastroenterología, detalla que es un «fenómeno fisiológico por el cual la pared intestinal actúa como barrera selectiva, que bloquea el paso de sustancias nocivas para el cuerpo».

Permeabilidad intestinal

La barrera intestinal está compuesta por varias capas:

  • Capa formada por bacterias.
  • Capa de moco.
  • Capa de epitelio en el que se producen neurotransmisores como la serotonina.
  • Lámina propia, en la que se encuentra el sistema inmune.
  • Sistema nervioso entérico, que tiene más de 100 millones de neuronas.

“Todas esas capas están conectadas entre sí y conforman un sistema muy complejo a nivel intestinal”, explica Barba, quien agrega que, además, “están conectadas con el cerebro, estableciendo con ello el eje cerebrointestinal”. En particular, la capa de moco juega un papel muy importante en la regulación de la permeabilidad intestinal.

Permeabilidad intestinal y enfermedades

Los mecanismos que permiten el paso y la absorción en el intestino de los nutrientes que necesita el organismo, bloqueando los elementos dañinos, están muy bien regulados, según indica Ricard Farré, de la Fundación Privada de Salud del Consorcio Sanitario del Maresme e investigador del Centro de Investigación Biomédica en Red en el Área temática de Enfermedades Hepáticas y Digestivas (Ciberehd). “Pero en algunas enfermedades existe una alteración en estos mecanismos reguladores y, como consecuencia, la permeabilidad intestinal aumenta, permitiendo así el paso de toxinas y otras sustancias nocivas a capas más profundas del intestino, llegando incluso a pasar a la sangre”, agrega. En este sentido, precisa que la causa de esta hiperpermeabilidad intestinal es “multifactorial y en muchas de esas enfermedades se desconoce el mecanismo exacto”.

Javier Santos, especialista en aparato digestivo del Hospital Universitario Valle de Hebron (Barcelona) e investigador del Ciberehd, comenta que “no hay que confundir el síndrome del intestino irritable (SII) con la hiperpermeabilidad intestinal (en inglés, leaky gut) descrita en algunas enfermedades”. Esta última es “una de las alteraciones que está presente en algunos pacientes con SII”. El especialista subraya este punto y hace hincapié que “no todos los pacientes tienen una hiperpermeabilidad intestinal”.

Santos califica de “erróneo y confuso” considerar la hiperpermeabilidad intestinal como un síndrome, ya que no incluye un grupo de síntomas parecidos. Basta con comparar la diabetes y la cirrosis hepática: se trata de dos enfermedades que se asocian a la presencia de hiperpermeabilidad intestinal, pero sus síntomas clínicos son muy diferentes.

Sobre los suplementos y medicamentos que se asociaron científicamente con la mejora de la permeabilidad, los expertos ofrecieron los siguientes ejemplos:

  • Glutamina, que sirve para regular la inflamación y es eficaz para revertir la permeabilidad.
  • Mucoprotectores como el xiloglucano.
  • Tanato de gelatina y diosmectita.
  • Cromoglicato disódico.
  • Berberina y cúrcuma.
  • Pro y prebióticos.
  • Pectina de la manzana.

Con información de: WebConsultas

Comparte este artículo:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados