La dieta influye en el cáncer renal

Fuente: ATS Web

Los pacientes con cáncer renal deben recibir la asesoría de un nutricionista ya que una alimentación con alto contenido proteico puede ser contraproducente.

El doctor Luis David Sumoza, Hematólogo y Oncólogo del Centro Médico Doctor Rafael Guerra Méndez, de Valencia, advierte que una dieta rica en proteínas puede dañar al riñón sano, ya que este órgano debe hacer un esfuerzo muy grande por sí solo para procesar los desechos generados por este tipo de alimentos, lo que trae como consecuencia una sobrecarga a este órgano purificador del cuerpo, que de por sí ve disminuida sus funciones a causa del tratamiento.
 

El especialista indicó que las personas con esta enfermedad deben consumir alimentos que contengan abundantes calorías, ya que ciertos pacientes pueden estar sometidos a medicamentos que los hacen perder el apetito, por lo que pierden peso, “así  que es importante que el paciente lleve una dieta que le permita mantener su peso”, explicó. Sugiere a estas personas llevar una barra energética.

Sumoza aclara que la alimentación no está directamente relacionada con la aparición de la enfermedad.  “Básicamente algunos expertos opinan que las dietas altas en proteínas pueden ser un factor de riesgo, pero científicamente la conexión precisa entre la dieta y el cáncer renal es desconocida”. Asimismo, agregó que, a pesar de lo que muchos piensan, no existen pruebas científicas contundentes que demuestren una relación entre el consumo de café y este padecimiento. 

A pesar de que no se ha demostrado una conexión entre lo que se come y el cáncer renal, mantener una dieta saludable, que incluya abundantes frutas y vegetales es fundamental para los pacientes que lo padecen ya que impacta de manera positiva en su organismo. En estudios realizados en 2009 por el doctor Lee perteneciente a la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, Estados Unidos,  se comprobó que este tipo de alimentos, principalmente los de colores anaranjados y rojos, son beneficiosos para el cáncer de riñón, gracias a su alto contenido de carotinoides y demás antioxidantes.

Estudios científicos han revelado la relación fuerte que hay entre el cigarrillo y el cáncer renal, que tiene un componente hereditario muy importante. Los fumadores pasivos también están expuestos a contraer la enfermedad.

 

Enfermedad silenciosa

 

El cáncer renal se caracteriza por un diagnóstico tardío, ya que el tumor se mantiene en el órgano sin ocasionar ningún tipo de síntoma en sus inicios; y  es hasta que el paciente presenta estadios avanzados de la enfermedad cuando comienzan a aparecer ciertas manifestaciones, entre las más frecuentes destacan la hematuria o sangre en la orina, dolor en el abdomen o pérdida de peso. Estos síntomas pueden ser confundidos con otras patologías menos graves, normalmente el paciente acude al médico para hacer un chequeo rutinario y es cuando se le diagnostica la enfermedad.

Esta se clasifica por estadios que van del I al IV, siendo el I el más leve y el IV el más avanzado. Para saber entonces en qué estadio se presenta el cáncer se deben detectar tres factores primordiales “en primer lugar se determina el tamaño del tumor, luego si existe presencia de ganglios linfáticos inflamados y por último, se evalúa si se ha extendido a otros órganos”, explicó el doctor Sumoza. 

Comparte este artículo:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados