Melanoma: cáncer de piel con alto riesgo de metástasis

Por: Inés Larrea

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), “se estima que cada año se producen en el mundo 132.000 casos de melanoma maligno (el cáncer de piel más dañino que existe) y mueren aproximadamente 66.000 personas por causa de éste y otros tipos de cáncer de piel”.

Elisa Villasmil, médico internista y dermatóloga del Centro Láser de Estética Integral explica: “El melanoma cutáneo suele manifestarse con mayor frecuencia en personas de piel clara, ya que éstas tienen mayor sensibilidad al sol, pero también puede presentarse en cualquier grupo étnico. A pesar de que estos tipos de tumores son menos frecuentes que otros como el carcinoma basocelular y carcinoma espinocelular, los primeros tienen mayor probabilidad de metástasis con extensión a otros órganos a través de los ganglios cercanos a la lesión”.

¿Cómo saber si tengo un melanoma?, su síntoma principal es, generalmente, un lunar, una ampolla o un tumor sobre la piel. Por ende, es importante tomar como señal de advertencia cualquier cambio en el aspecto de una lesión con color o pigmentada.

Para su evaluación, existen varios métodos, dentro de los que destaca el método ABCDE, cuyas siglas se desglosan de la siguiente manera: A: Asimetría, B: Borde, C: Color, D: Diámetro, E: Evolución o signos de alarma del melanoma. Esta metodología facilita la fase de diagnóstico, la cual se basa en tres pilares fundamentales: el interrogatorio, el examen clínico y la histopatología.

¿Cómo lo trato?, a pesar de varios años de investigaciones, el único tratamiento efectivo es la resección quirúrgica del tumor antes de que logre un grosor mayor de 1 mm. Si la lesión generó metástasis es necesario utilizar un tratamiento médico basado en quimioterapia. Afortunadamente, si se detecta a tiempo, hay, aproximadamente, un 95% de probabilidad de cura, mientras que, en estados más avanzados, se estima un 95% de muerte en 5 años.

Actualmente, la incidencia de los melanomas se encuentra en aumento y se manifiesta en sus tres variantes más frecuentes:

1. Melanoma de extensión superficial: es el tipo más común. Generalmente es plano e irregular en forma y color, con sombras variables de negro y marrón; es más común en personas de raza blanca.

2. Melanoma lentigo maligno: generalmente aparece en las personas de edad avanzada. Ocurre más comúnmente en la piel dañada por el sol en la cara, el cuello y los brazos. Las áreas de piel anormal generalmente son grandes, planas y de color marrón con áreas de color café.

3. Melanoma nodular: empieza como un área elevada de color azul-negruzco oscuro o rojo-azulado, aunque algunos no tienen ningún color.

En los últimos años se han realizado considerables esfuerzos para identificar los factores de riesgo para aparición de melanomas. “Según estudios, esta compleja enfermedad es de causa multifactorial y entre sus principales factores se encuentran la predisposición genética, los efectos del medio ambiente, la presencia de lesiones precursoras como nevus o lunares atípicos (raros, diferentes) y la relación de éstos con la luz solar. La exposición solar intermitente y aguda incrementa el riesgo de padecer de melanomas, sobre todo en mujeres”, afirma la Dra. Villasmil.

Fuente: NDP Blue Marketing Solutions CLEI, Centro Láser de Estética Integral. Centro Comercial San Ignacio, Nivel Jardín. Telf: 266 87 15 / 267 91 16. www.centrolaserclei.com

Comparte este artículo:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados