Nude: el tono que triunfa en rostro y uñas

Natural, sencillo y elegante, el nude es una tonalidad que combina con todo y se ha convertido en un imprescindible en nuestro look diario. Lo puedes usarlo en uñas, vestimenta, zapatos y más. ¿Lo usas a diario?

Aclaremos que significa primero nude.

Nude quiere decir desnudo, sin ropa. Mucho tiene que ver esta definición con el sentido de esta tonalidad natural y sin artificios. El nude triunfa como tendencia en moda, con prendas y outfits que llenan pasarelas y looks callejeros.

Ocurre lo mismo en el ámbito de la belleza. Sombras de ojos, coloretes, pintalabios y esmaltes de uñas son algunos de los cosméticos que han incluido al nude en su paleta de tonalidades.

Apostamos por este tono discreto, pero, sofisticado, con el que irás maquillada sin parecerlo, y te contamos por qué ha de estar en tu neceser -y en tu día a día-.

Primer paso: piel cuidada

La naturalidad es un gran reclamo en todos los ámbitos de la vida.

Cada vez hay más mujeres que apuestan por lucir un aspecto fresco y radiante, que huye de los excesos de color y brillo.

Aporta el toque de sutileza y elegancia del que hacen gala modelos como Irina Shayk y Bella Hadid. El maquillaje de estilo nude triunfa por su sutileza y sofisticación.

Además de disimular las pequeñas imperfecciones faciales, aporta luminosidad, un efecto especialmente necesario en tiempos de pandemia.

Maquillaje para un efecto cara lavada

Empecemos por el maquillaje, la primera capa de nuestro look nude.

Aplícate una base de maquillaje natural, parecida a tu tono facial, para que se vea como una segunda piel y logres el deseado efecto cara lavada.

A la base de maquillaje le sigue el corrector, su mejor aliado, ya que cubre imperfecciones como ojeras, manchas y líneas de expresión y aporta uniformidad a la piel. Escoge uno que se adapte a la tonalidad de tu piel para que se vea lo más natural posible.

Con el rostro cubierto de un maquillaje sutil y favorecedor, queda dar pinceladas a zonas clave como los pómulos, aplícate con una brocha para colorete un poco de color en la parte superior de tus pómulos.

Los tonos melocotón y rosados son una buena opción, al tratarse de colores neutros y cálidos.

La forma de la cara también influye en la manera de aplicarte estos polvos faciales.  

El iluminador es otro que no debe faltar en tu make up nude, ya que sirve para resaltar las facciones del rostro con un favorecedor toque de luz que potencia la luminosidad de la piel para lograr un aspecto radiante.

Nude_ el tono que triunfa en rostro y uñas (1)
imagen referencial

Uñas: el imprescindible toque final

Las uñas ponen el broche de oro a la tendencia no make-up que tanto está arrasando esta temporada.

No importa si las usas de tamaño medio o largas, con la punta ligeramente redondeada, y en tonos pastel, ocre y tierra.

Si quieres, da a tus uñas un acabado nacarado para que resalten con cualquier movimiento de tus manos. Sutileza y estilo en cada gesto.

Lea también: Tips para conseguir unas ondas perfectas de forma fácil

Con información de: https://www.objetivobienestar.com/     

Comparte este artículo:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados