Polimialgia reumatoide: todo lo que debes saber de esta extraña condición

La polimialgia reumatoide es una condición crónica e inflamatoria, de origen desconocido, que se presenta frecuentemente en mayores de 50 años y se caracteriza por la aparición de un dolor de predominio nocturno, que no atenúa con analgésicos comunes.

Lea también:La ciencia sobre la eficacia de la homeopatía

A pesar de que no existe un método diagnóstico específico, los médicos suelen solicitar algunos estudios de laboratorio para descartar otras condiciones más comunes. En todo caso, las opciones terapéuticas son eficaces en la mayoría de los pacientes, lo que permite reestablecer en buena medida su calidad de vida.

Síntomas de la polimialgia reumatoide

La polimialgia reumatoide se caracteriza por la presencia de un dolor muscular ubicado a nivel de las escápulas, la cadera y el cuello. Esta sensación suele asociarse con rigidez articular, y los síntomas empeoran a medida que avanza el día. Por tal motivo, en la noche suele provocar dificultad para dormir y para realizar actividades cotidianas.

Una importante proporción de los pacientes presenta de forma concomitante una condición llamada arteritis de células gigantes, y se trata de una afección inflamatoria de los vasos sanguíneos, que puede provocar cefalea, fiebre, y problemas visuales.

Posibles causas de la polimialgia reumatoide

Lo único que se sabe con certeza acerca del origen de la polimialgia reumatoide es que es un trastorno inflamatorio. De resto, tiene un origen desconocido. Existen muchas teorías sobre sus causas, como la presencia de genes defectuosos relacionados con el correcto funcionamiento del sistema inmunitario.

Grupos de riesgo

  • Edad avanzada: como ya lo comentamos, a partir de los 50 años aumenta mucho la incidencia de la enfermedad.
  • Antecedentes familiares: esto significa la presencia de familiares directos con polimialgia reumatoide.
  • Sexo femenino: al igual que muchos otros trastornos reumatológicos, las mujeres tienen mayor riesgo de sufrir la enfermedad.

Exámenes de diagnóstico

No existe un estudio de laboratorio específico para diagnosticar la polimialgia reumatoide. Los médicos suelen utilizar una combinación de elementos clínicos y paraclínicos para diagnosticarla, los cuales también permiten descartar otras enfermedades más frecuentes. Algunos de los estudios que podrían solicitarse son los siguientes:

  • Biometría hemática completa.
  • Química sanguínea.
  • Factor reumatoide.
  • Velocidad de sedimentación globular (VSG).
  • Proteína C reactiva (PCR).

Tratamientos disponibles

La mayoría de los pacientes responden de forma satisfactoria al tratamiento. Los principales fármacos utilizados son del grupo de los corticoesteroides, cuyo principal efecto es la inmunosupresión (disminución de la actividad del sistema inmunitario).

Recomendaciones para la artritis reumatoide

Con información de: Mejor Con Salud

Comparte este artículo:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados