Por qué una baja autoestima puede destruir tu relación de pareja

Nuestra autoestima viene determinada por cómo nos vemos y nos sentimos con nosotros mismos. Aquello con lo que cada uno nos identificamos.

Cada uno tenemos una idea o concepto de cómo somos y a partir de esta nos relacionamos con el mundo que nos rodea: con los amigos, con los compañeros de trabajo, con los imprevistos del día a día, los problemas que van surgiendo y sobretodo con nuestra pareja.

Aunque de entrada pueda parecer que no estén relacionados, la autoestima de uno y cómo se relaciona con su pareja tienen una relación verdaderamente estrecha.

Si nos preguntamos cómo afecta la baja autoestima a la relación de pareja, la respuesta es sencilla: tiene un efecto devastador. Para entenderlo, imaginemos por un momento a una persona envuelta en alambres de espino. No solo experimentará dolor cada vez que alguien se acerque a ella para abrazarla; la otra persona también sufrirá.

¿Por que tenemos la autoestima baja?

Nuestra autoestima puede verse afectada por las personas más cercanas a nosotros, en especial nuestros padres, hermanos y relaciones de pareja. Aunque también nuestra autoestima puede verse afectada por los compañeros de clase, trabajo, o gente de la calle.

A menudo es afectada en una edad temprana, a pesar de que siempre puede cambiar y variar con el tiempo, tanto para bien o para mal.

Hay mayor probabilidad de tener buena autoestima si frecuentemente te sientes elogiado por tus éxitos o logros. Pero, si en cambio constantemente te criticas y tus familiares o amigos te hacen sentir mal, al final acabas teniendo una autoestima muy baja.

¿Cómo reconocer si tienes baja autoestima?

Foto Referencial

Unas de las características de las personas con baja autoestima son estas:

  • Las personas con baja autoestima constantemente preguntan para conocer las opiniones de los demás por falta de confianza.
  • Tienen la necesidad de contar con alguien que ellos consideren más fuerte para afrontar las dificultades de su vida.
  • Sienten miedo al encontrarse con nuevos retos (cambios de trabajo, nuevas responsabilidades, el terminar una relación con una pareja que no funciona…), incluso ponen en duda sus propias capacidades de afrontar la situación, incluso con experiencias que muestran lo contrario.
  • Algunas tienen inseguridades con su cuerpo, de tal manera que intentan ocultarlo siempre que pueden con ropas holgadas y no van a la playa por vergüenza.
  • No se sienten merecedoras de los éxitos que obtienen.
  • No se relacionan con otras personas porque se creen que les van a dejar de lado.
  • Se dejan pisar con facilidad ya que no se atreven a imponerse cuando es necesario.
  • Temen decir lo que sienten o piensan porque creen que su opinión no les importa a los demás.
  • Ven a las personas como superiores a ellas y les gustarían ser como los demás.
  • No se sienten felices nunca por nada, ni por lo que son, ni por lo que hacen ni por lo que consiguen.
  • Las tomas de decisiones les cuestan mucho, ya que se creen que elijan lo que elijan, va a estar mal, y dejan que los demás elijan por ellos.

Por otro lado, hay otro aspecto a considerar. Los problemas de autoestima orbitan alrededor de gran parte de los trastornos del estado de ánimo. Esto hace que tengamos en muchos casos personas con ansiedad, depresión, etc., que no solo pueden dar forma a cuadros clínicos de gran indefensión. En ocasiones, la baja autoestima también puede derivar en agresividad.

Cómo afecta la baja autoestima a la relación de pareja

Foto Referencial

A veces, una relación de pareja puede estar conformada por tres figuras. Las dos primeras son las personas que integran ese vínculo afectivo y el tercero, la baja autoestima.

Es un elemento disruptivo que puede unir o separar a la pareja. Es un aguijón que llena de inseguridades y suspicacias a quien la sufre y de frustración sobre quien se proyecta. Porque ser la pareja de quien no se quiere a sí mismo provoca que tenga que hacer más esfuerzos para apagar cada miedo y llenar cada vacío.

Por otro lado, cabe destacar que los estudios sobre cómo afecta la baja autoestima a la relación de pareja son siempre reveladores. Sabemos que la satisfacción, la estabilidad y la calidad del compromiso entre dos personas depende de la buena salud de esta dimensión psicológica. De hecho, así nos lo demuestran estudios como el llevado a cabo en la Universidad de Basilea en Suiza, por la doctora Ruth Yasemin.

«Las dimensiones psicológicas que se adhieren en la persona con una autoestima débil y fragmentada pueden ser muy variadas, pudiéndose resumir a su vez en una sola: infelicidad«. asegura la experta.

Sin embargo, es muy común llegar a una relación con la autoestima deshilachada. Bien por un rodaje de vida lleno de carencias en el que uno ha descuidado esta dimensión o tal vez por la falta de amor de los progenitores durante la infancia.

Sea como sea, es una tarea individual que se debe hacer a diario para mejorar en todas las áreas de nuestra vida. Es por ello que a continuación enumeraremos algunas de las características que indican que una persona sufre de baja autoestima:

1. No te sientes lo bastante bueno para la otra persona

Foto Referencial

Cuando uno no tiene una buena percepción de sí mismo, se siente en desventaja. En la mente de la persona con baja autoestima abundan ideas nocivas del tipo “no soy lo bastante inteligente para mi pareja”, “no soy divertido y le aburro», realmente no sé por qué está conmigoy la más típica «seguro que sus anteriores parejas eran más atractivas que yo”.

La psicóloga Ruth Yasemin explica que «cuando uno no se percibe como valioso para sí mismo, tampoco cree que sea suficiente para nadie«. Así, los actos de generosidad pueden llegar a interpretarlos como actos de compasión.

2. Tienes dificultades para ser tú mismo

La baja autoestima diluye el sentido del yo. Al no sentirnos bien con lo que somos, nos escondemos tras otras máscaras para aparentar virtudes que concebimos como más atractivas.

Un ejemplo de ello es querer ser como nuestra pareja desea. Si la otra persona quiere que seamos más dóciles, serviciales y dependientes, lo acabaremos siendo para gratificarla, llegando a hacer cosas que nos desagradan.

3. Celos e inseguridad

La persona con una autoestima débil es insegura y desconfiada. Su mente se llena de preocupaciones y enrevesadas suspicacias. La sombra de los celos los persigue casi a cada instante.

Temen que de un momento a otro se produzca el abandono. Nada es tan destructivo como sentirse falible e inferior para quedar supeditado al miedo constante a ser traicionado.

4. Miedo a expresar cuáles son tus necesidades

Poner en primer lugar a los demás, para no preocupar ni molestar. Al fin y al cabo, quienes sufren de falta de amor propio, piensan que los demás son más importantes.

5. Alta sensibilidad, todo duele en exceso y todo preocupa

En lo referente a la anatomía de la baja autoestima, hay un factor que en ocasiones descuidamos. Las personas con esta característica son hipersensibles.

Todo comentario por parte de la pareja puede tener para ellos mil lecturas y, por supuesto, los interpretarán de manera negativa. A veces, hasta un tono determinado de voz puede ser objeto de desesperada preocupación.

Expresiones, reacciones y determinadas conductas pueden sentirse como rechazos y sufrir lo indecible con ellos.

Baja autoestima y el problema de la sexualidad

Foto Referencial

Autoestima y sexualidad tienen una relación directa. Tanto es así que este vínculo suele ser origen de muchos problemas en la relación. La inseguridad en uno mismo, el miedo a no satisfacer al otro como desea o simplemente no sentirse deseable tienen un efecto muy lesivo.

Una baja autoestima hará que elijas las parejas afectivas menos indicadas. En gran parte de los casos, una autoestima fragmentada nos abocará a caer en brazos de las personas menos adecuadas. 

¿La razón? Quien no se aprecia ni se valora a sí mismo anhela que otros lo hagan (sin importar quién sea). Caminar por la vida con esta necesidad hará que seamos poco exigentes, que nos conformemos con lo mínimo y que todo lo perdonemos a cambio de un mal sucedáneo de amor. Así, es fácil que se deriven en relaciones dependientes, en lazos en los que surge el maltrato y la dominación.

¿Por qué es importante tener una autoestima sana?

Foto Referencial

La relación que mantenemos con nosotros mismos afecta a todos los demás, de modo que, si nos sentimos valiosos, vamos a poder expresarnos con naturalidad y autenticidad, seguros de nosotros mismos y de nuestras capacidades para amar y ser amados.

Sin embargo, si nuestra autoestima es baja, tendremos más inseguridades respecto al otro, pensaremos que nos va a abandonar y haremos todo lo posible para que eso no pase. Cambiar para gustarle más, hacer lo que nos pida, hasta dejarnos pegar, y no, eso no se tiene que dejar hacer.

En resumen, una autoestima sana va a favorecer que en la relación de pareja ambos tengan en cuenta sus opiniones, valores y necesidades vitales, desde una base de confianza y respeto mutuo.

Para concluir, nada es tan importante para la salud mental como enamorarnos cada día de esa persona que se refleja en nuestro espejo. Valorar, apreciar y aceptar a ese ser que a menudo descuidamos, garantizará que dejemos de necesitar del otros lo que nosotros mismos deberíamos ofrecernos.

Lea También: El LSD podría ayudar a tratar algunas enfermedades mentales

Con Información de: Abc.es

Comparte este artículo:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados