Riesgo al suicidio aumentó durante la pandemia

A raíz de confinamiento las personas han tenido que acostumbrarse a convivir con la incertidumbre de enfermar, de morir, temor a perder el trabajo, aislamiento, incremento de violencia en hogares, sin olvidar la falsa información a la que se han expuesto gran número de ciudadanos, lo que ha generado un riesgo al suicidio.

Vivir con ansiedad, sin saber lo que va a acontecer, dificulta afrontar una situación y controlarla, pero si además ya se contaba con diagnostico mental, traumas, estrés, la situación se complica.

La Organización Mundial de la Salud, informa que las consecuencias sociales del covid-19 han incrementado los problemas mentales y las tasas de suicidio, advirtiendo que en occidente la próxima epidemia será la depresión y el trastorno con alto riesgo de suicidio.

Según investigaciones realizadas en Estados Unidos durante la pandemia los problemas en salud mental han afectado especialmente a los jóvenes, quienes se han visto afectados por las condiciones laborales o profesionales.

Por si parte, el Instituto Nacional de Estadística (INE), de España publicó que tal y como se ha venido observando en los últimos años, el suicidio se mantiene nuevamente como la primera causa de muerte externa en el país con 3.539 fallecimientos (a pesar de seguir con la tendencia decreciente detectada en 2016, y de haberse registrado un descenso del 3,8% en relación con 2017).

Este grave problema de salud pública, definido así por la OMS, sigue siendo la primera causa externa de muerte en los hombres, -con 2.619 fallecidos-, y la tercera entre las mujeres (920 fallecidas), por detrás de las caídas accidentales (1.450).

Sin embargo, en Japón durante el confinamiento el suicidio se redujo: el teletrabajo y pasar más tiempo con su familia fueron determinantes.

Hablar de suicidio se ha convertido en necesidad

Foto Referencial

Es erróneo pensar que solo las personas con una enfermedad mental se plantean y realizan un suicidio. La crisis económica, desempleo, pérdida adquisitiva también pueden incidir en él.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) señala que con el covid-19 la salud mental se ve afectada, principalmente en los trabajadores sanitarios, los ancianos, adolescentes, jóvenes y mujeres.

No hay datos concluyentes, pero se prevé que desde el inicio de la pandemia 5 mil 452 hombre y mujeres han recibido ayuda por riesgo a sufrir un suicidio.

La ONU señala que los factores de riesgo de suicidio se han agravado y recomienda desarrollar estrategias para cuidar la salud mental. Advierte que, hay que cuidar que el distanciamiento físico no se convierta en social pues, las personas con ideas suicidas necesitan contacto interpersonal. 

Además, señala que el impacto emocional y psicológico de la pandemia por covid-19 puede llevar a desesperanza, tristeza, soledad y tentativa suicida. Hay quien relaciona que muchos médicos han tenido que enfrentar con el aumento del riesgo de suicidio, reconociendo el daño moral como factor de riesgo potencial.

Prioridad de la Salud Pública

Foto Referencial

Investigaciones europeas aseguran que se deben dotar más recursos en la Atención Primaria para disminuir los suicidios, pues aquí se detecta el mayor número de casos de riesgo suicida.

Como una parte de los suicidios están relacionados con trastornos psicopatológicos la intervención y tratamiento en salud mental llevara a la reducción suicida.

Se necesitan protocolos que faciliten la prevención para los problemas de salud mental asociados a la pandemia.

Declarar el suicidio un problema de salud pública y de interés nacional ayudará a desmitificar y acabar con su estigma. Ante la situación que ha tocado vivir es mejor buscar soluciones y prepararse para dificultades que puedan aparecer, pues en caso contrario aparecerá la desesperanza.  

Hay que evitar que el miedo al contagio lleve a la soledad, cada uno debe buscar equilibrio entre prevenir el contagio y el contacto con los demás.

La OMS reconoce que la prevención del suicidio es una prioridad de la salud pública a la vez que su gran desafío y a pesar de mantener que los suicidios son prevenibles, cada día se producen suicidios en el mundo y más lo intentan.

Prevención

Foto Referencial

Los suicidios son prevenibles. Existen algunas medidas que se pueden adoptar entre la población para prevenir el suicidio y los intentos de cometerlo.

Esas medidas incluyen reducir el consumo nocivo de alcohol; identificación temprana, tratamiento y atención de personas con problemas de salud mental y abuso de sustancias; capacitación de personal sanitario no especializado, en la evaluación y gestión de conductas suicidas; seguimiento de la atención dispensada a personas que intentaron suicidarse y la prestación de apoyo comunitario.

La empatía hacia las personas con ideas de quitarse la vida, no basta, se requieren servicios integrales especializados que aborden la situación física, psíquica y social de manera individualizada.

Se necesita desarrollar programas de prevención de suicidio para tiempos de pandemia, ya sea de esta o de cualquier otra que nos toque vivir. Un factor importante en la prevención del suicidio es que las personas tengan relaciones sociales, que mantengan el contacto con otros.

Los trabajadores sanitarios también deben ser apoyados en prevención. Pasaron la pandemia enfrentando horas descarnadas de trabajo en centros abarrotados de sufrimiento y confusión, preocupados por el contagio que en muchos casos les llevo a aislamiento familiar. Sin embargo, una importante medida de prevención es mantener contacto con personas significativas.

Se deben desarrollar programas de promoción de salud mental contextualizados que informen y generen habilidades en la población para mejorar el bienestar emocional y mitigar posibles consecuencias en salud mental. Se necesita seguimiento para las personas positivo en covid-19 y riesgo de suicidio.

El papel de los medios

Foto Referencial

Los medios de comunicación son fundamentales en la prevención del suicidio por el efecto imitación. Ante este tema, deben plantearse si es noticia y su impacto en la población. Abordarlo como manifestación humana, desechando el sensacionalismo.

Hay que informar de manera precisa, sin culpabilizar y sin supuestas causas, aunque sean familiares quienes declaren que es por pandemia. Hay que informar mostrando la multicausalidad del suicidio.

Los medios deben referirse al suicidio como problema de salud pública y se recomienda cuidado de publicar cifras sobre suicidio en plena pandemia y crisis sanitaria. Si el suicidio es noticia los medios deben incluir número de teléfono de asistencia o web de servicios u organizaciones fiables.

Consejos para evitar el suicidio

Foto Referencial

Practique el autocuidado personal. La mayoría de nosotros ya estamos familiarizados con las formas de cuidar nuestro cuerpo, pero ¿ qué pasa con nuestra mente?. El cuidado personal se refiere a las actividades que se pueden realizar para garantizar la aptitud física y mental.

Es importante cuidar de la salud general de cada individuo. Algunas de las actividades que puede implementar serían:

1. Sea consciente de las experiencias de la vida que le causan dolor emocional.
2. Cuide su autoestima o nivel de confianza para lograr sus objetivos tiene una importante cualidad protectora para nuestro bienestar emocional.
3. Evite los pensamientos negativos repetitivos ◦ Dedique tiempo a sus amigos y familiares.
4. Lleve una alimentación saludable.
5. Duerma lo suficiente.
6. Practique actividad física a diario.
7.Controle su estrés.
8. Pida ayuda.

Lea También: Hafefobia, el temor a ser tocado que destapó la pandemia

Con Información de: Sumedico.lasillarota.com

Comparte este artículo:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados