Toxina botulínica o botox en el N°1 de tratamientos estéticos

La toxina botulínica mal llamada «botox«, es el tratamiento más popular del mundo estético, por encima de la cirugía y depilación láser.

Así lo asegura el Dr. Víctor Ollarves, médico Cirujano y estético, director médico de Unimel.

Refiere que la toxina botulínica es uno de los mejores tratamientos médicos que accidentalmente fue llevado a la estética, bajo el nombre de botox.

«Una pareja fueron los primeros médicos que lo utilizaron. Mientras un Oftalmólogo hacía un procedimiento médico que quitaba las arrugas, estaba con una Dermatóloga y de allí se empezó a comercializar el botox con fines estéticos».

Hace énfasis el Dr. Ollarves, que la toxina botulínica o botox (como marca comercial), debe ser colocado por un profesional que tenga conocimiento de la aplicación del tratamiento.

Como los médicos estéticos,  Dermatólogos y cirujanos plásticos,  que están capacitados para aplicar la toxina botulínica.

Precisa que este tratamiento con fines estéticos, dura 34 meses porque se reabsorbe, pero puede traer complicaciones como asimetrías o desvíos oculares, como ver doble.

Toxina botulínica o botox mal colocado crea efectos adversos

Otro los efectos adversos son los dolores de cabeza, por lo que destaca el Dr. Ollarves, que los pacientes en su mayoría temen de la toxina botulínica.

«De cada 10 personas, cinco dicen que les da miedo la toxina botulínica, y la razones son por desconocimiento del paciente», afirma el especialista.

Al señalar que como la toxina botulínica, es un producto muy popular que se colocan en cualquier sitio, se caracterizaba por  dejar sin expresividad los rostros.

Resalta el caso de una paciente con movilidad reducida, a quien le inyectaron toxina botulínica, para mejorar.

«Por eso hay que saber explicar al paciente cómo se coloca y este debe buscar personal capacitado calificado en el área de la estética, quienes están entrenados en aplicarla», dice el Dr. Ollarves.

Una de las grandes ventajas de la toxina botulínica o botox, es que es reabsorbible, que en caso de ocurrir un efecto negativo, se disuelva en un corto lapso.

«Lo bueno de hacerlo en estos tiempos es que ahora se es más preciso, se tienen tratamientos  más armónicos y naturales», afirma el especialista.

«Un ojo más abierto que el otro»

Un ejemplo emblemático de mala colocación de botox, es cuando un ojo queda más cerrado y el otro más abierto.

«En reposo se tiene un ojo caído, la diplopía que se pueda ver doble, está entre las complicaciones». 

En ese caso, recomienda el Dr. Ollarves, colocar radiofrecuencia y que el paciente parpadee más rápido de lo normal, para que el ojo vuelva a su posición.

«Por eso es importante que acudan con personal calificado con especialistas debidamente entrenados».

El Dr. Víctor Ollarves, médico Cirujano y estético, director médico de Unimel, coloca a disposición las cuenta @unimelve y @dr.victorollarvesruiz en Instagram para ampliar detalles de este y otros temas de interés.

Comparte este artículo:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados