Anorexia nerviosa: cuando querer verte delgado se convierte en un problema

La anorexia nerviosa es un trastorno de la conducta alimentaria que se caracteriza por una restricción de la ingesta de comida, lo que da lugar a una considerable pérdida de peso que se mantiene por debajo del mínimo esperable para la edad, sexo o el desarrollo evolutivo de cada paciente, hasta llegar en ocasiones a un estado de grave desnutrición.

Esta pérdida de peso se origina por el propio paciente, a través de una disminución de la ingesta de alimentos que se acompaña frecuentemente de conductas encaminadas a perder peso: autoprovocación del vómito, uso o abuso de laxantes y diuréticos o la práctica de ejercicio físico intenso.

La mayoría de las veces se tratan en consultas externas, aunque en algunos casos más graves es necesaria la hospitalización para estabilizar a la persona de problemas médicos como: desnutrición y deshidratación.

¿Cuáles son los síntomas de la anorexia nerviosa?

Foto Referencial

Algunos de los síntomas principales de la anorexia nerviosa son:

  • Miedo intenso a ganar peso.
  • Distorsión de la imagen corporal o verse gorda a pesar de estar muy delgada.
  • Reducción del peso por debajo de lo normal hasta llegar a malnutrición.
  • Como consecuencia del adelgazamiento extremo aparecen algunos signos físicos como piel seca y rugosa, caída del cabello, pérdida de la menstruación durante al menos 3 ciclos consecutivos.
  • Psicopatológicos como estados de tristeza, angustia, irritabilidad o asilamiento social.
  • La personalidad de estas pacientes suele ser de perfeccionismo y de autoexigencia en sus vidas, que se acompaña de una baja autoestima.
  • Malnutrición.
  • Alteraciones digestivas
  • Falta de calcio
  • Alteraciones bioquímicas en sangre

Además, existen los llamados trastornos de la conducta alimentaria no especificados, que son formas incompletas que no cumplen todos los criterios clínicos pero que causan problemas.

En estos casos, no se debe esperar a que el peso baje mucho ni a que se pierda la regla para iniciar el tratamiento.

¿Por qué se genera?

Foto Referencial

La causa de esta enfermedad es multifactorial y la sintomatología clínica representa el final de la interacción de tres tipos de factores:

  • Predisponentes: individuales, familiares y culturales.
  • Precipitantes: situaciones de crisis, como pérdidas afectivas o inicio de dieta estricta por insatisfacción personal o corporal.
  • Perpetuantes: clínica de desnutrición y clínica afectiva asociada (ansiedad, depresión…).

A partir de estos factores, una dieta de adelgazamiento restrictiva puede desencadenar el problema. También hay factores genéticos, ya que los familiares de primer grado (padres, hijos, hermanos) de un paciente con anorexia tienen un riesgo 6-10 veces mayor de desarrollar un trastorno de la conducta alimentaria.

Igualmente, una historia de depresión en un familiar puede aumentar el riesgo de padecer anorexia.

¿Cómo se trata la anorexia nerviosa?

La participación de la familia es fundamental como apoyo en el proceso de curación. El tratamiento se lleva a cabo con un equipo con distintos especialistas que generalmente lidera un psiquiatra o psiquiatra infantil. Se debe hacer:

  1. Un plan de recuperación del peso y reeducación dietética y nutricional.
  2. Un seguimiento muy cercano para que la recuperación del peso sea gradual, con controles frecuentes.
  3. Un estudio y tratamiento de los problemas en la dieta que afecten al paciente, así como de los factores que influyen en los vómitos (ansiedad por el colegio, problemas con los padres o amigos).
  4. Un tratamiento psiquiátrico donde se combina psicoeducación, psicoterapia individual, psicoterapia de grupo y terapia de familia. 
  5. Tratamiento farmacológico con antidepresivos y otros psicofármacos que mejoran los síntomas de ansiedad, tristeza e impulsividad subyacentes a las conductas de vómitos y tratan otros problemas asociados a la anorexia.

El tratamiento a llevar a cabo debe ser acorde a la situación clínica de la paciente, coordinando siempre la intervención de los distintos especialistas implicados en el tratamiento.

Lea También: Beneficios de la musicoterapia en los niños

Con Información de: Sabervivirtv.com

Comparte este artículo:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados