¿Cómo celebrar sin los seres queridos?

Celebrar, a pesar de todo. Así reza el precepto popular del que se nutren quienes, aún sufriendo por la ausencia de un ser querido, deciden pasar la Navidad o el Año Nuevo.

Un brusco cambio en la modalidad del festejo como una borrachera o la tentación de tomar una pastilla para dormir y despertarse cuando las fiestas hayan terminado son algunas de las opciones que tienen las personas cuando deciden atravesar los días festivos luego de una pérdida. Sin embargo, a la mayoría le resulta imposible hallar paz y tranquilidad.

Es que, aun sin parecerlo, los cambios bruscos alejan a las personas de una oportunidad más saludable: lograr un vínculo diferente con el ser ausente.

También puedes consultar: Cómo pasar una Navidad sin estréscelebrar

¿Cómo celebrar la Navidad cuando la persona amada ya no está?

La respuesta no es tan universal como creemos.

Primero, porque cada humano diferente al otro.

Segundo, porque al menos llegar a una respuesta parcial implica sortear un gran escollo: la promoción.

Contra estos conceptos, “resulta indispensable planificar las fiestas con tiempo, de forma que la persona afectada busque apoyo, logre realizar actividades placenteras y, sobre todo, intente no aislarse».

«Por otra parte, resulta de gran alivio agradecer aquellas cosas que nos dejaron los que ya no están, y también dar las gracias a los que sí pasarán las fiestas con nosotros”.

También puedes consultar: El perdón el mejor regalo de Navidad para ti

¿Y cómo celebrar sí están fuera del país?

Aunque no son pérdidas irreparables, también son difíciles.

Otro capítulo por tener en cuenta es el de las familias transnacionales o transculturales.

“Los que se fueron del país pierden la relación cotidiana con amigos y parientes. Además, se alejan de ciertos rituales y costumbres festivos. En muchos casos, hasta se distancian de su lengua de origen. A diferencia de las pérdidas por muerte, estas pérdidas no son definitivas ni irrevocables».

En los que se fueron “hay expectativas de cambio y progreso. Sin embargo, las emociones son contradictorias porque en ellos conviven la alegría y la tristeza; la ausencia de los seres que aman, y la expectativa por nuevas presencias de la gente que habita en el nuevo lugar”.

También puedes consultar: Deprimido en fin de año, una emoción de temporada

Fuente: Duelum

Comparte este artículo:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados