Cuando me atrevo a cambiar

Los cambios son parte natural, inseparable e inevitable  de la vida de cada ser humano. Cambiar es un hecho constante, que ocurre desde el momento en el que nacemos.

Ahora bien, ¿cómo una persona puede identificar cuándo es el momento propicio para cambiar?, ante esta interrogante el psicoterapeuta, coach y consultor organizacional, Gabriel Suárez, comenta: “cualquier momento es propicio para cambiar. Cada vez que en nuestra vida aquello que conocemos como orden o “estabilidad” parezca desaparecer ante situaciones de caos o “desorden”, es una oportunidad que nos brinda ese momento para cambiar”

SI bien es cierto, cambiar, es un verbo fácil de conjugar, ha sido el abreboca de la vida diaria de las personas, en especial cuando se sienten frustradas, solas, y con un sinfín de sentimientos que obligan a su conciencia a decir “debo cambiar”, pero, solo lo piensan y lo hacen en ese momento, luego esa  palabra tan significativa queda en el olvido. ¿Por qué?

“Son precisamente estos períodos de crisis los que nos estimulan a crecer, esos momentos donde somos capaces de sentir que ciertos aspectos de nuestra vida están vencidos, donde las cosas no parecen encajar con nuestras aspiraciones más profundas y con la calidad de vida que deseamos. Ignorar estas señales equivale a negar lo inevitable, negar lo evidente, el llamado a asumir una actitud de aprendizaje que nos coloque en la ventajosa posición de reinterpretar nuestras circunstancias y emprender los correctivos necesarios”, explica Suárez.

cambiar

Lea también: Cómo concebir y enfrentar un proceso de cambio en tu vida

¿Cómo sabe una persona que necesita un cambio?

Toda persona sabe o al menos siente cuándo necesita un cambio. Una de las señales más evidentes de la necesidad de un cambio es la insatisfacción. Cuando no me siento conforme con la vida que llevo, cuando me incomodan mis circunstancias, cuando me despierto cada mañana y siento una profunda angustia por el devenir de este nuevo día, creo que es una indicación de que es necesario hacer algo, y hacerlo pronto.

Lea además: PNL para cambiar hábitos limitantes o indeseados

¿Por dónde se debe empezar el cambio?

El primer paso es la ACEPTACIÓN. Sí, aceptar que hay cosas en mi vida que me incomodan y que para salir de esta incomodidad es necesario abordar un cambio. Es aceptar que existe un “problema”. Es el momento en que la crisis se hace evidente, el momento en que el conflicto, sea interpersonal o intrapersonal, se hace consciente y se deja escuchar. Es el instante en que empieza a molestarnos algo y decidimos responsabilizarnos, hacernos cargo y trabajarlo.

Recuerde

La vida se encuentra llena de opciones y oportunidades para aprovecharlas y eso depende de la elección de cada una de las personas. Por tal razón el experto señala lo siguiente:

  • Es importante reconocer que nuestra vida tiene menos que ver con la forma como nos trata el mundo en que vivimos, y más con la manera en que respondemos a los eventos que encontramos a nuestro paso. Eso realmente puede hacer la diferencia en nuestras vidas.
  • Tener la vida que queremos tiene que ver con compromiso y enfoque. Compromiso primero y principal con nuestro bienestar personal y nuestra calidad de vida, desde lo que realmente es significativo e importante para nosotros. Una vez comprometidos, el enfoque se convierte en algo natural y sencillo.
  • Compromiso implica dar lo mejor de nosotros. Al comprometernos en una relación, dejamos de preguntarnos si podríamos encontrar una mejor pareja, simplemente nos comprometemos a hacer que funcione. Si nos comprometemos con un proyecto, hacemos todo lo que esté a nuestro alcance para hacerlo funcionar y dejamos de jugar con otras posibilidades.
  • El enfoque es una capacidad que todo ser humano es capaz de desarrollar al combinar la concentración con la intención. Es como un rayo de sol que pasa a través de una lupa. Sólo cuando nos concentramos y enfocamos es que podemos hacer lo que nos proponemos y lograr los cambios que necesitamos. Al momento de comprometernos y enfocarnos armonizamos con todo nuestro potencial y, creámoslo o no, esto nos conecta con el ímpetu y la fuerza interior que requerimos para cambiar.

Fuente: Ing. Gabriel Suárez, Psicoterapeuta, Coach y Consultor organizacional,  http://www.gabrielsuarez.com.ve, info@gabrielsuarez.com.ve, Twitter: @GabrielSuarez63

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados