Del infierno de la adicción a la fe y conquista de sí mismo: Centro de Rehabilitación Vistacampo

Creer. Un buen comienzo

Quien fue víctima de adicción algún tipo de sustancia, conoce muy bien el infierno que sufrió bajo su dominio. Y vemos que así como esa persona habla en pasado, su testimonio es fiel prueba de que sí es posible recuperarse y sanar su enfermedad.

“Lamentablemente muy poca gente concibe como una enfermedad el consumo de sustancias. Todavía la sociedad piensa que se trata de un problema de voluntad, de vicio, pero en realidad la adicción es una enfermedad que tiene un tratamiento que sí es posible y efectivo”. Así lo señala Julio González, quien se describe como “adicto recuperado”.

adicto a tu salud

«En septiembre del año 2001, tomé la difícil y forzosa decisión de apartarme de la familia y de mi profesión, para viajar al extranjero, en búsqueda de un tratamiento que me ayudara a solucionar mi incontrolable dependencia al alcohol y otras drogas. Han pasado muchos años desde entonces, y visto hoy, puedo ratificar que fue la decisión más acertada. Gracias al tratamiento que recibí y al equipo humano del Centro Terapéutico del Vallés, en Cataluña, me recuperé y aprendí a vivir sin consumir y, lo más importante, a vivir con dignidad. Pero la rueda de la vida continuó girando y años después… volví a aquel mismo pueblo donde recibí el alta, para incorporarme al equipo y trabajar ayudando a otros». (Julio González, en Carta de Nuestro Fundador, www.vistacampo.com)

Tal es la confesión que hace de su vida, quien luego la consagró a ayuda a otros quienes, como a él le pasó, viven muriéndose.

“Me di cuenta de que en Europa y en España donde yo estaba había muchas alternativas. Pero hace 9 años nos dimos cuenta de que en Venezuela había profesionales, pero no un centro especializado únicamente en la adicción. En ese momento pensé ‘mi país lo necesita’. En una época bastante convulsionada en Venezuela, en un momento de  crisis cuando el consumo de sustancias se dispara, y, en contra de la recomendación de la mayoría, yo dije ‘ahora es cuando más lo necesita’”.

Vistacampo

Una simple decisión transformadora de su vida y de la de cientos con algún tipo de adicción que luego acudieron a él buscando ayuda. Así nació el Centro Terapéutico de Rehabilitación “Vistacampo”.

Vistacampo

“Yo me dije que era el momento de regresar. Busqué un lugar que fuese natural, de ambiente adecuado. Ubiqué la Colonia Tovar por la paz, por la naturaleza, por el entorno que tiene, y fundé Vistacampo”, relata Julio González.

“El centro terapéutico Vistacampo es un centro especializado en el tratamiento de las adicciones, de las drogodependencias”, define de manera concreta su fundador. “Venezuela cuenta con esta opción, como pueden haber otras. Cualquier persona que haya desarrollado una dependencia puede ir y pedir ayuda para recuperar su calidad de vida, su dignidad, su familia y seguir adelante”, nos dice González.

Amplía que además en Vistacampo desarrollan charlas de prevención, conferencias dictadas en las universidades y colegios con el fin de dar a conocer la enfermedad de la adicción y las herramientas con las que cuentan quienes la padecen.

“Hoy en día Vistacampo es una referencia en América Latina porque tenemos pacientes que vienen de México, de Colombia, de Argentina, de Chile y hasta de España. Pacientes que vienen a recuperarse en un modelo de Venezuela, lo cual es un motivo de orgullo porque estamos exportando un servicio de salud de altísimo nivel, y yo estoy orgullosísimo de eso”.

apoyo familiar a tu salud

Comenzando por el origen de todo: sí mismo

Julio González señala que el tratamiento que imparten en Vistacampo tiene una de sus bases fundamentales en el apoyo emocional que se le da al paciente. “Esa persona que ha perdido el empleo, a la esposa, que ha perdido los estudios, piensa que no sirve para nada. A esa persona que está pensando ‘yo soy un fracasado, no tengo salida, ¿para qué luchar?’, tú le transmites confianza, le haces saber que ‘sí es posible’ y esa persona reacciona diciendo ‘¡ah caramaba!, me están diciendo lo que tengo muchos años que yo no oigo”, asegura. “Te lo digo no solo como terapeuta sino como persona recuperada. Y cuando hablo por mí hablo por cientos de personas que vivieron lo mismo: cuando tienes 5, 10, 15 años totalmente dominado por una sustancia, tú estás convencido que no puedes salir de ahí”, sentencia.

“Hay que motivarlo, hay que hacerle creer que no es un fracasado. Cambiarle las creencias negativas por las creencias positivas y una vez que él dice ‘Yo sí creo en mí’, ‘Yo sí valgo la pena’, ‘Yo sí lo merezco’, ellos arrancan su camino”, nos afirma el fundador de Vistacampo.

Instalaciones de Vistacampo
Instalaciones de Vistacampo

Continúa diciendo que en ese centro de rehabilitación a los pacientes se les acompaña con una terapia científicamente sustentada que tiene que ver con fármacos -si son necesarios-, con deporte, ejercicio, con estructuras de vida, una buena alimentación, es decir, una estrategia para una vida normal. Y aparte de eso, todas las creencias equivocadas que se le han transmitido, como ‘yo consumo porque tengo problemas’, ‘pobrecito de mí’, ‘yo soy una víctima’, todo eso se lo cambiamos por ‘a pesar de eso, ¡tú sí puedes!’”

“Porque el adicto piensa que consume porque tiene problemas y la realidad es que tiene problemas porque consume”, afirma Julio González.

Descubrir la luz propia en medio del hueco más oscuro

Continúa explicando que a los adictos recuperados en Vistacampo lo único que se les pide, la única cosa que no pueden hacer en sus vidas, es consumir la sustancia que los sometió. De resto, son personas libres para hacer lo que quieran, y, sobre todo, ir al encuentro de sus vidas.

“Recuperan su vida, su familia, el deporte, el buen vivir, el buen comer”. Es entonces cuando la persona tiene la oportunidad de decidir qué prefiere: “un mundo en sobriedad o un mundo en las sustancias”; y, al darse cuenta del cambio que ha dado su vida, opta sin dudarlo por la segunda opción.

Amanecer en Vistacampo
Amanecer en Vistacampo

“Siempre hay un mensaje positivo detrás. Cuando estás en ese momento en la vida en el que dices ‘no hay salida, llegué al límite, no hay salida’, de repente la vida te está diciendo a través de la ayuda que se te presenta ‘sí puedes’. Este es un mensaje, búscalo”.

Agradecimiento:

Julio González Filesari. Director del Centro Terapéutico Vistacampo

www.vistacampo.com 0412-2315969

julio@vistacampo.com

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados