EL VALOR DE LA ESPERA.

La Fe nos permite ver más allá de nuestros ojos, nos hace creer que cosas sobrenaturales están sucediendo aun cuando nuestros ojos no son capaces de identificarlas. Cuando aquietamos nuestras emociones y activamos nuestros sentidos comenzamos a ser gratamente sorprendidos. Solamente cree y no decaigas.

Cuando mi esposo y yo decidimos que queríamos ser padres pensamos que sería algo inmediato o quizá, si no nos quedábamos en el primer mes, que nos quedaríamos en los primeros 3 meses de búsqueda. Mi madre siempre me había dicho que en un descuido puedes quedarte embarazada. Pero, ¡oh sorpresa!, no ha sido tan sencillo.

Mi historia es la de muchas parejas que inician este camino con la esperanza de que su bebé llegue a su vida pronto. Todos hemos escuchado como fulanita y menganito se han quedado a la primera o la vecina del sexto que se ha quedado en un descuido o tu propia hermana, cuñada, prima, amiga, conocida, vecina (entiéndase cualquiera) se ha quedado embarazada con solo mirarla. Pues siento decirles que todas esas historias son la excepción y que en muchos casos el embarazo no llega tan pronto, ni tan rápido como se espera.

La realidad de la búsqueda de embarazo

Cuando tomamos la decisión de ser padres es normal suponer que será súper rápido e incluso nos imaginamos felices ya con la barriguita y preparando las cosas del bebé.

Sin embargo, alguien debería decirnos que quedarse a la primera o en los primeros meses no es tan fácil, no les pasa a todos y no deberíamos sentirnos culpables por ello. No es el karma, ni Dios castigándote por cualquier cosa que hubieras hecho. No es culpa de nadie.

La verdad es que es normal tardar de 6 meses a 1 año en quedarse embarazada y que solo existe un 17% de probabilidad de quedar embarazada en cada relación sexual.

¿Por qué no quedo embarazada?

Muchas veces el motivo por el que no quedamos embarazadas es un problema de fertilidad que puede tener alternativas.

Hoy en día, gracias a los avances médicos, podemos ponerle solución a muchos problemas de fertilidad, mi médico siempre dice que hoy en día quien no lo logra es porque dejó de intentarlo.

Cuando hablamos de causas de infertilidad existe la regla de los tres tercios: un tercio es problema de la mujer, otro tercio es problema del hombre, y el otro tercio es por problemas externos. Pero existe además un 14% en el que la infertilidad es de origen desconocido, porque no hay explicación médica desde ningún ángulo que indique la razón por la cual no está sucediendo.

Nuestro caso es el de muchas parejas que nos encontramos dentro del saco de infertilidad por problemas de la mujer, soy 1 de cada 10, tengo una condición llamada endometriosis, lo cual dificulta que la concepción se logre de manera sencilla.

Quizás este no sea el caso de muchas de las que están leyéndome en este momento. Sin embargo, todas nosotras tenemos algo en común, que pasa el tiempo y la maternidad no llega.

no quedamos embarazadas
Foto Referencial

Cuando ver a un profesional de la fertilidad

Inicié mi cuenta @mipropositocreandovida con la intención de que se abra un espacio seguro donde poder hablar y contar nuestras experiencias en la búsqueda, aprendamos unas de otras y comprendamos que no estamos solas.

Mi intención es escribir sobre temas que son de interés para las parejas que, como nosotros, llevan varios meses o años intentando ser padres. Tratando todo desde mi experiencia, retos, tropiezos y avances.

Voy a hablar de lo que llevo aprendido en este tiempo y de mi propia experiencia. Por lo tanto, siempre les voy a recomendar que si llevan un año o más buscando sin resultados no demoren su visita a un médico de fertilidad, preguntar a un profesional y que les hagan las pruebas de fertilidad necesarias.

¿Por qué escribo para ustedes?

En todo este camino he aprendido que para algo he venido a transitarlo y creo que lo mucho o poco que he vivido puede servir para parejas que se encuentren en situaciones similares a la nuestra.

Después de todo este tiempo en la búsqueda creo que  ayudar a otros es terapéutico para mí misma. Dejarlo por escrito, obligarme a analizar mis emociones puede ser positivo y las animo a todos a hacerlo también. Soy de las que piensan que hablarlo puede ser muy beneficioso para nuestra paz mental.

Por otro lado, creo que es necesario conversar este tema, de cuando la maternidad no llega, para romper con el tabú y crear un espacio donde las parejas que están pasando por esta experiencia no se sientan solas ni culpables.

Creo firmemente que llevar la búsqueda en secreto no es sano, ni ayuda a nadie. He conocido parejas que han decidido no contarlo y es algo que respeto porque es una decisión personal y que además cada quien debe sentirse cómoda consigo misma. En mi caso, no va con mi naturaleza guardármelo para mí.

Por ello, estoy convencida de que romper este silencio y decirlo puede hacer que otras parejas no sientan que es su culpa y que no están solas en la búsqueda.

Rompamos este tabú

Quiero ayudar a romper el tabú que rodea a todo el proceso de búsqueda de embarazo.

Comienza siempre por ti misma. Y di adiós a la culpabilidad. Es un sentimiento muy habitual. Existen muchos estudios sobre la correlación entre ansiedad e infertilidad, pero no se ha demostrado que la ansiedad sea un factor determinante para el resultado del tratamiento. Así que no dejes que te afecten los comentarios del tipo “olvídate”, “vete de viaje”, “no quedas embarazada porque estás obsesionada”.

  • Gestiona las emociones. Identificar la rabia, el sentimiento de injusticia o la tristeza, y aceptarlas descubriendo los pensamientos negativos que las provocan ayuda a reducir el sufrimiento.
  • Deshazte de los miedos. ¿Te aterra ponerte inyecciones? O te preguntas: “¿me sentiré mayor como madre?”, “¿estamos haciendo lo correcto?” Los miedos nos paralizan así que, además de reconocerlos, hay que saber cómo afrontarlos.
  • Controla tu ansiedad. Aprender técnicas de relajación, respiración diafragmática y mindfulness permite gestionar mejor el estrés y la ansiedad. La acupuntura también resulta especialmente recomendable para relajarse y mejorar nuestro estado de ánimo.
  • Mejora tu capacidad de comunicación. Ser asertiva y expresar lo que sentimos de forma adecuada: ni pasiva ni agresiva, ayuda a evitar situaciones incómodas, y refuerza nuestra confianza y bienestar personal.
  • Refuerza tu relación de pareja. Es esencial. Si la sexualidad se ha visto afectada hay técnicas para reactivarla y mejorarla. Son frecuentes los fallos de erección en el hombre, por la ansiedad de rendimiento o temor a “no cumplir” en los días “que toca”, y la pérdida de deseo en la mujer (se da en un 50% de los casos).
  • Prepárate mentalmente. Hay que trazar un “plan” ya que no sabemos cuándo llegará el embarazo, ni cuántos ciclos de tratamiento serán necesarios para conseguirlo.
  • Apoyo en situaciones difíciles. La necesidad de recurrir a la donación, un aborto o la posibilidad de tener que renunciar a seguir con los tratamientos son situaciones que requieren un apoyo especial.
  • No estás sola. El apoyo psicológico a lo largo de todo el ciclo de tratamiento permite sentirse acompañada/os durante todo el proceso, y te ayudará a centrarte y disfrutar más de lo positivo que hay en tu vida.

¡Comparte!

Si te gusta esta idea y crees, como yo, que  puede ser de utilidad, tanto a nosotros como a las parejas que están en la búsqueda, te animo a que compartas este enlace y mi cuenta en Instagram @mipropositocreandovida. Nunca sabes quién puede estar en el proceso de búsqueda. Y recuerda que no estamos solas.

¡Seguimos en la lucha! Los abrazo inmenso.

Yuraima medina

Comparte este artículo:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados