Mindfulness: cómo aquietar la mente en los momentos difíciles

Practicar mindfulness durante situaciones difíciles como: la pérdida de un ser querido, un despido laboral, la ruptura de una relación amorosa, o una enfermedad grave, puede ser una solución para mitigar la dureza del momento.

La atención plena o el mindfulness, es un método que se desarrolla como un conjunto de técnicas de meditación, validadas científicamente, que se aplican realizando un protocolo concreto.

Los resultados de quienes practican esta técnica son satisfactorios para reducir el estrés, la ansiedad, y una mejora del estado de ánimo, la autoestima, así como el autocuidado personal.

¿Qué beneficios tiene practicar mindfulness regularmente?

Se ha demostrado científicamente que, si se practica mindfulness regularmente, existen incluso cambios a nivel cerebral. Mejora la atención y la concentración y la capacidad de introspección y toma de conciencia de nuestro mundo interno. Favorece el estar presente a través de la respiración, como vehículo para conectar con el aquí y ahora, y habitarnos conscientemente a través de ella.

¿Qué sucede cuando practicamos mindfulness?

Foto Referencial

Lo mismo que surge en los estados meditativos; al parar, seguimos automáticamente activos, internamente podemos sentir que, aunque queramos parar nuestro cuerpo y nuestra mente siguen activados, y esto sería lo habitual, lo contraproducente sería parar, y más en nuestra sociedad actual.

Siempre, los opuestos son beneficiosos, ya lo decía Perls (el fundador de la terapia Gestalt), con las polaridades; hay equilibrio e integración de los opuestos, no puede haber uno sin el otro. No es uno mejor que el otro: actividad y quietud.

Y, ¡qué mejor momento para practicar la quietud que ahora, cuando estamos sometidos a un estrés constante!. El mindfulness nos puede ayudar durante estos momentos de confinamiento para aprender a practicar el estar ante lo que nos está pasando de forma calmada, a situaciones y emociones que estamos experimentando. En definitiva, encontrarnos con nuestro ser.

A la pregunta, ¿entonces, la idea del mindfulness sería permanecer inmóvil y aislado del mundo ? La respuesta sería, no. Los ejercicios de mindfulness son vividos inicialmente como algo así, pero solo durante un tiempo… Siempre se acaba regresando a la acción. La meditación en sí misma adora la acción, si no, no progresa. La quietud y la actividad se necesitan la una de la otra.

Lo más importante en la practica de mindfulness es tener una actitud de no juicio ante lo que estamos experimentando y no esperar nada, no querer alcanzar objetivos. El mindfulness no fomenta ser ambicioso, lo contrario, practica la humildad, el ser, y aceptar lo que somos.

Lea También: ¿Puede un sueño cambiarnos el estado de ánimo?

Con Información de: Cuerpomente.com

Comparte este artículo:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados