Norma Bastidas, una corredora que no se doblegó

Por: María Arvelo – Equipo de Redacción A Tu Salud

Ni la angustia, ni el dolor pudieron convertirse en un obstáculo para ella. Su preocupación jamás la detuvieron y hoy corre en apoyo de aquellas personas que son maltratadas. Su nombre es Norma Bastidas, una mexicana que batalló frente a frente contra el estrés a través del deporte.

A continuación, conoce su verdad:

Cuéntanos un poco de tu historia…

Soy originaria de Mazatlan, Sinaloa, viví en México hasta los 19 años. Empecé a correr a los 38 años cuando a mi hijo mayor lo diagnosticaron de distrofia de conos y bastones y empezó a perder la vista a los 11 años. El correr fue una manera de sacar el estrés de una manera positiva. Me dedique a correr y hacer retos para recaudar fondos para organizaciones que se dedican a encontrar cura para la ceguera como la de mi hijo, hace 4 años decidí hablar de mi pasado de sobreviviente de violencia sexual desde la niñez hasta los 24 años cuando radique en Japón.

¿Cuántos maratones que has hecho por esta misma causa?

Desde que empecé, he corrido carreras internacionales en todos los continentes, Antártica, Antártida, en Egipto, Chile, Suiza, Alemania… En fin llevo como 25 ultramaratones y maratones incluyendo Boston.

¿Qué has logrado ver en esas personas que son víctimas? ¿Qué logras ver en sus ojos?

Lo que deseo más que nada es inspirar a que las victimas vean que es posible no solo escapar del círculo de la violencia pero también vivir una vida plena. Antes en mi vida quería escapar de las pesadillas y ahora vivo una vida en la que persigo sueños.

¿Sientes que correr te libera del dolor y del estrés?

Del estrés sí, el dolor solo se quita al perdonar.

¿Qué sientes luego de hacer estas carreras?

Mi carreras son parte muy integra de mí, es mi círculo de amistades, es un ambiente sano que me ofrece no solo algo espiritual sino también una vida social.

¿De qué forma el deporte puede unirse a las causas sociales?

Si tienes pasión y lo haces de manera honesta, la gente responde. Mis carreras son muy difíciles y largas pero son la mejor metáfora de un obstáculo o problema que enfrentamos, como las carreras, lo único en que me enfoco es en poner un pie detrás de otro y así se alcanzan todas las distancias.

¿Te sientes como una heroína cuando corres en nombre de las personas que sufren?

No, no soy héroe por lo que hago. Las verdaderas heroínas o héroes son las personas que arriesgan su vida para ayudar a las víctimas como los policías y admiro mucho también a todas esas personas que dedican su vida a ayudar al prójimo. En México, hay tanta gente que tiene tan poco y aún así ayudan al vecino, admiro muchísimo a gente así.

¿Consideras que has superado todas esas heridas del pasado a través del deporte?

Es un proceso largo y no me concentro en saber si ya lo hice, lo único que pido cada día es ser mejor que el día de ayer, lo demás se va a dar.

¿Cuéntanos cómo te enteraste de la enfermedad de tu hijo? ¿Cómo sigue él?

Mi hijo empezó a tener problemas como a los 10 años y duraron un año en diagnosticarlo. Empezó a retrasarse en la escuela y se tropezaba mucho y fue cuando jugando se estrelló contra la pared que lo lleve a un especialista para la vista. Mi hijo ahora tiene 19 años y está estudiando para ser artista visual, pinta, hace esculturas. Él es el mejor ejemplo que tengo de que no hay límites en la vida.

¿Cómo has podido canalizar esa angustia de saber que tu hijo está enfermo, a través del deporte?

Como madre no dejo de preocuparme por él. El saber que tiene limitaciones me angustia, ahora la ciencia está muy avanzada y lo más seguro es que en su vida se descubra la cura. Lo que trato es de no pasarle a él toda mi angustia y preocupación porque no lo beneficia, es por eso que correr me ayuda para poder pensar y reflexionar, siempre que término de correr llego a mi casa con una mejor actitud y sintiéndome más positiva.

¿Qué mensaje les das a las personas que han estado o están en la misma situación que tú?

Que no se rindan, nunca me iba a imaginar que después de todo por lo que he pasado iba a decir honestamente que tengo una vida plena y maravillosa. Tomó muchísimo tiempo y lo más importante es que nunca me deje rendir.

Fuente: Norma Bastidas, ultramaratonista / Twitter: @ultrarunwild 

Comparte este artículo:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Continua leyendo

Artículos relacionados